Un hombre de 24 años, de raza blanca, a muerto tras explotar su auto tras un tiroteo en Austin, Texas.

By Mayra Mangal
March 21, 2018 09:59 AM

Un hombre de 24 años de raza blanca falleció la madrugada de este miércoles en Austin tras la detonación de un explosivo en el interior de su auto cuando estaba acorralado por la policía.

El fallecido es el principal sospechoso de una serie de atentados con bombas que durante las últimas dos semanas aterrorizaron a la población de la capital texana. Dos personas perdieron la vida y dos más resultaron heridas a causa de la detonación de cinco artefactos explosivos en distintos puntos de la ciudad.

El sospechoso identificado como Mark Anthony Conditt se quitó la vida en la carretera interestatal 35, a la altura de Round Rock, al norte de Austin. Según las autoridades, estaban tras su pista desde hacía tiempo y finalmente lo habían localizado en un motel. Cuando abandonó el lugar, se produjo un corto tiroteo y finalmente el sospechoso de 24 años y raza blanca detonó el explosivo, que lo mató en el acto.

Según distintas fuentes, Conditt había sido señalado por las autoridades al ser captado en cámara en las instalaciones de la compañía FedEx donde ocurrió el último ataque. Su historial sospechoso y los recibos de transacciones recientes que había realizado fueron las pistas decisivas para que le tendieran un cerco. El hombre fue localizado gracias a su teléfono móvil, que fue ubicado en el citado motel ubicado en el condado de Williamson.

“Todos respiramos más profundo esta mañana”, dijo por su parte a la cadena CNN el alcalde de Austin, Steve Adler. “Sin embargo, ese respiro no es del todo profundo porque la investigación continúa”.

Adler instó a la población a mantenerse vigilante ante cualquier objeto sospechoso mientras se determina si existen o no más explosivos en la zona.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN



EDIT POST