Antonio Love saltó a las vías del metro de Nueva York para salvar a una niña atrapada debajo de un tren. Cuando regresó al andén, se llevó una desagradable sorpresa.

By Joaquim Utset
September 24, 2019

Los gritos de la multitud fue lo que alertó a Antonio Love de que algo grave sucedía el lunes en la estación de Kingsbridge Road del metro de Nueva York.

Al llegar al borde del andén, según relató a The New York Times, vio que un hombre estaba en la vía tratando de sacar a alguien de debajo del tren. Era la niña de 5 años Ferni Balbuena que segundos antes había caído ante un convoy de la línea 4 cuando su padre, Fernando Balbuena, se había arrojado a las vías cargando con ella en los brazos.

El tren había arrollado al hombre de 45 años, que murió de manera inmediata, mientras que la niña quedó atrapada debajo del tren, milagrosamente con solo unas lesiones superficiales

Love contó que cuando saltó a la vía para dar una mano al desconocido pudo ver el cadáver del hombre aplastado por el tren y a la niña ensangrentada, llorando y pidiendo a su papá. “Lo único que decía era: ‘Papa, my papa”, recordó en sus declaraciones al rotativo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Los dos buenos samaritanos lograron convencer a la pequeña que gateara para salir de debajo del tren. Luego ambos hombres fueron trasladados a un hospital para ser tratados por las heridas que se hicieron al saltar a la vía.

Pero lo que más le dolía a Love, además del impacto emocional de la tragedia de la que había sido testigo, fue la reacción de la multitud de viajeros agolpados en el andén, que en lugar de ayudar sacaron sus teléfonos y se pusieron a grabar, como si fueran espectadores de un reality. “¿Cómo, neoyorquinos sacando el teléfono? Bajen y ayuden”, dijo el joven de 32 años al Times.

Aunque la reacción de los presentes no fue la mayor decepción que se llevó. Antes de saltar a la vía dejó la bolsa que llevaba sobre el andén. Al subir tras rescatar a la pequeña, ya no la encontró. “¿Quién hace una cosa así?”, lamentó. “Estoy salvando vidas y alguien se lleva mi bolsa”.

Las autoridades aún no han determinado qué llevó a Balbuena a saltar delante de un tren con su hija en brazos, pero su familia indicó que había sufrido de depresión, aunque a nadie se le pasó por la cabeza que fuera hacer algo como lo que hizo.

“Fue un buen esposo, un buen padre, un buen proveedor y un buen hombre”, dijo la esposa del fallecido, Niurka Caraballo, al New York Post. “No tenía ni idea”.

Según relató, supo que algo estaba mal cuando su esposo lo llamó a eso de las 8 a.m. luego de haber salido con Ferni a buscar el tren a la estación de Kingbridge Road, en El Bronx. No entendió lo que le estaba diciendo, pero sospechó que había algún problema y salió a reunirse con ellos. No llegó a tiempo, contó a la prensa el padrino de la niña, Luis Sánchez.

Por fortuna se pudo reunir poco después con su hija, que fue trasladada a un hospital, del que fue dada de alta horas después ataviada con una gorra de la policía de Nueva York.

Advertisement