Enrique Román-Martínez, un soldado de 21 años que desapareció en Carolina del Norte, fue encontrado decapitado tras salir a acampar con otros soldados. Los detalles de su asesinato.

Por Lena Hansen
Diciembre 07, 2020
Anuncio

Las autoridades encontraron los restos de Enrique Román-Martínez, un soldado de 21 años que había desaparecido en Carolina del Norte. El joven fue reportado como desaparecido en mayo al no regresar a su base militar en Fort Bragg tras salir a acampar con varios amigos a un parque en Outer Banks. Los investigadores encontraron la cabeza del soldado, quien fue decapitado.

Los amigos del soldado contaron a la policía que se habían acostado a dormir y al despertar no habían visto más a Román-Martínez, quien había desaparecido, dejando atrás su teléfono celular y su billetera. Tras buscarlo durante 10 días por los alrededores, se encontraron restos humanos en una playa cercana que pertenecían al soldado. Una autopsia recién realizada reveló que el soldado había sido víctima de un violento homicidio.

Cuando llamaron al 911 sobre las 7 p.m. el 23 de mayo para reportar la desaparición de Román-Martínez, los otros soldados que estaban acampando con él dijeron a la operadora que temían que él había salido solo caminando en medio de la noche y tal vez estaba herido.

Enrique Roman-Martinez
Credit: Fort Bragg

En una entrevista con Army Times, familiares de Román-Martínez expresaron su dolor y se preguntaron porqué los amigos del soldado que estaban acampando con él no reportaron su desaparición a los guardabosques cuando los vieron ese día en el parque y les pidieron ayuda.

La autopsia reveló que el joven hispano había sufrido varias heridas en la cabeza, según reportó el diario Durham Herald-Sun y que tenía la quijada rota. Un reporte de toxicología reveló que Román-Martínez no había ingerido drogas. "Es cruel lo que le hicieron", dijo su hermana Griselda Martínez en mayo al canal local ABC 7. "Fue muy difícil para nosotros".

Román-Martínez se unió al ejercito estadounidense en septiembre del 2016 y fue asignado a la base militar de Fort Bragg en marzo el 2017, donde trabajaba como especialista de recursos humanos. "Todo lo que él quería era hacer el bien, así que se unió al ejército", añadió su hermana a CBS Los Ángeles en agosto. "Esto nunca debió pasarle a mi hermano".

Las autoridades ofrecen una recompensa de $25,000 por información que ayude a encontrar al asesino de Román-Martínez. Si tiene información sobre este caso llame al (910) 396-8777, al (910) 396-1179 o escriba a https://www.p3tips.com/. Su declaración puede ser anónima.