Las autoridades acusan a 18 miembros de una hermandad universitaria de contribuir con su frialdad e indiferencia a la muerte de un joven en un rito de iniciación.

By Celeste Rodas de Juárez
May 09, 2017 03:02 PM

En lo que es una de las peores tragedias y escándalos que ha vivido la Universidad Estatal de Pennsylvania, un grupo de 18 estudiantes afronta varios cargos criminales por la muerte de uno de sus compañeros durante un rito de iniciación en una hermandad.

La fiscal del estado Stacy Parks Miller ha imputado a los acusados los delitos, entre otros, de homicidio involuntario, agresión agravada y amenaza imprudente imputados a ocho de ellos. Otros cuatro más están acusados de, entre otros cargos, amenaza imprudente y novatadas, mientras seis más enfrentan cargos por falsificación de pruebas.

La hermandad Beta Theta Pi también está acusada, entre otros, cargos por homicidio involuntario.

La tragedia tuvo lugar a principios de febrero cuando la hermandad celebró un ritual de iniciación para los estudiantes que habían sido aceptados como miembros“club” que incluía una alta ingesta de varias clases de bebidas alcohólicas.

Tras aceptar el reto, Timothy Piazza cayó por las escaleras sin que ni uno solo de sus compañeros le prestara auxilio. Es más, nadie llamó a una ambulancia, hasta doce horas después.

Joe Hermitt /PennLive.com via AP

Según cuenta un informe de un gran jurado, después de caer unos cuatro metros por las escaleras, el joven de 19 años fue llevado inconsciente a uno de los dormitorios en un piso superior. Allí sus compañeros lo abofetearon y le dieron golpes en el abdomen. Pasada las 3 de la madrugada, Piazza intentó ponerse de pie, pero se cayó, golpeándose la cabeza en el suelo. Varias horas después trató de hacer lo mismo dos veces más, con similares resultados.

En las primeras horas de la mañana era evidente que el joven estaba pasando serias dificultades, pero sus compañeros siguieron ignorando la situación. A eso de las 10 de la mañana lo encontraron en el sótano acostado de espaldas, con dificultades para respirar, los ojos entreabiertos y sangre en el rostro. Tres de sus compañeros llevaron el cuerpo inconsciente otra vez al sofá, pero ninguno llamó a una ambulancia.

En las imágenes de vigilancia los investigadores pudieron ver cómo sus “hermanos” de fraternidad sacuden su cuerpo y trataron sin éxito que reaccionara. Finalmente a las 10:48 a.m. uno de ellos llamó al 911 y fue trasladado al hospital. Piazza murió al día siguiente.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El gran jurado concluyó que después de que Piazza fue llevado al hospital hubo un intento de ocultar evidencia de las acciones que contribuyeron a su muerte, como borrar mensajes de texto.

En declaraciones a ABC News, el abogado de la familia del fallecido, Tom Kline, calificó las acciones de sus compañeros como  una “depravación inimaginable”.

 

Advertisement


EDIT POST