Las siamesas Josie Hull y Teresa Cajas protagonizaron hace dos décadas una milagrosa operación para separarlas que les salvó la vida. Ahora las dos celebraron juntas los 21 años.
Anuncio

Expertos y familiares no esperaban que las gemelas siamesas Josie Hull y Teresa Cajas vivieran más allá de su primer año. Pero el pasado mes de julio, las famosas siamesas guatemaltecas que fueron separadas tras nacer unidas por la cabeza, cumplieron 21 años, y continúan celebrando este hito ¡en grande!

"Para los ojos del mundo, fueron consideradas un desafío, pero han tocado tantas vidas", expresó a People, la madre de Josie, Jenny Hull. "Este cumpleaños es un logro tan grande que hay que celebrar".

Hoy por hoy, el vínculo de las hermanas es más fuerte que nunca y se han convertido en todo un ejemplo para quienes conocen su camino y sus logros.

Teresa Cajas y Josie Hull
Teresa Cajas y Josie Hull
| Credit: YURI HASEGAWA

Las hermanas se graduaron de preparatoria en el 2020 y viven una vida que pocos creyeron posible. Se han convertido en la inspiración para Once Upon a Room, una organización no lucrativa que decora habitaciones de hospital de niños que luchan contra una enfermedad seria y de larga duración.

Las gemelas nacieron en una aldea en Guatemala en julio del 2001 unidas por la cabeza. Ante esta situación, viajaron a Los Ángeles en agosto del año siguiente para un procedimiento que lograra separarlas. La cirugía duró alrededor de 23 horas y acaparó titulares en todo el mundo.

"Era muy riesgoso", expresó el doctor Mark Urata, director de cirugía plástica y reconstructiva en el Hospital Infantil de Los Ángeles. "En aquel momento, la tasa de éxito en una separación similar no era grande".

Teresa Cajas y Josie Hull
Credit: Amy Waddell/ UCLA Childrens Hospital/Getty Images

A pesar del éxito, a su regreso a Guatemala, las gemelas enfrentaron una serie de complicaciones de salud que las obligaron a regresar a Estados Unidos. Debido a la inminente necesidad de cuidados que no aparentemente no podrían obtener en su país, las gemelas fueron adoptadas por sus anfitriones norteamericanos.

Jenny adoptó a Josie, y Florie Cajas y su esposo Werner a Teresa.

"La adoro", dice Jenny de Teresa. "No camina ni habla, pero la entiendo y ella me entiende. Nos comunicamos con nuestros ojos".

Las gemelas viven a 30 minutos de distancia en California, y aseguran mantener una relación cercana con sus padres biológicos.

"Hablamos cada domingo", reveló Josie. "Están realmente orgullosos de nosotras".

Josie Hull y Teresa Cajas
Credit: YURI HASEGAWA

Hoy en día, la vida de Josie incluye viajar alrededor del país decorando cuartos de hospital junto a la organización, además de hacer reír a su hermana.

"Josie le puede sacar sonrisas a Teresa que nadie más puede", aseguró Florie.

La vida y salud de las jóvenes ha sorprendido hasta los médicos que las han tratado a través de los años, quienes acreditan su bienestar a un ingrediente especial: el amor familiar.

"Nada de esto hubiese sido posible sin los cuidados y el amor que sus familias les han dado a través de todos estos años, para maximizar su potencial", aseguró el doctor Robert Kay, director de cirugía ortopédica del hospital.