La COO de Facebook, Sheryl Sandberg, habla de su libro Option B, cómo va superando la muerte de su esposo Dave Goldberg y cómo otros también pueden superar grandes golpes en la vida.

By Lena Hansen
April 26, 2017 07:42 PM

Sheryl Sandberg, la jefa de operaciones de Facebook, sabe muy bien lo que es tener que reponerse a una gran pérdida. Mientras vacacionaba en el 2015 con su esposo Dave Goldberg en un resort de México, él murió repentinamente de un ataque al corazón mientras se ejercitaba en el gimnasio del hotel. En cuestión de minutos, el mundo de la también autora del bestseller Vayamos Adelante (Vintage Español) se vino abajo cuando perdió al amor de su vida.

En su nuevo libro Option B: Facing Adversity, Building Resilience, and Finding Joy (Knopf) —a la venta ahora en librerías y online—Sandberg y el psicólogo Adam Grant dan consejos invaluables a personas que están atravesando por una crisis y en busca de un rayito de esperanza.

¿Qué le aconsejarías a alguien que esté ahora en la oscuridad y buscando la luz al final del túnel? 

“En los días iniciales no era sólo el dolor lo que era demoledor, era el pensamiento de que nunca mejoraría. Aún siento mucha tristeza, pero sé ahora, dos años después, que tengo momentos de pura alegría. Cuando mi hija me abraza, cuando mi hijo se ríe, no me quita el dolor de extrañar a Dave, pero esos son momentos alegres. El sólo saber cuando todo es tan terrible que vas a sentir pura alegría nuevamente es la razón primordial por la que escribí este libro y lo que le diría a cualquier persona. Tienes que creer eso”.

Cortesia de Sheryl Sandberg

¿Qué te ayudó a sanar y encontrar esa alegría?

“La culpabilidad del sobreviviente es algo muy real. Te sientes culpable de estar vivo, de vivir cuando la otra persona ya no puede. Adam [mi coautor] me convenció de que si yo no encontraba otra vez la alegría, mis hijos tampoco lo harían. Mi cuñado me dijo: ‘Todo lo que Dave quería era que tú y tus hijos fueran felices. No le quites eso ahora que está muerto’. Pensé en eso. Darte permiso para sentir alegría nuevamente es importante. Tienes que dar pasos deliberados para lograrlo. Uno de los consejos más sabios que me dieron es que escribiera en un diario los momentos alegres, eso te hace notar esos momentos durante el día”.

Cortesia de Sheryl Sandberg

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

¿Cómo te han ayudado tus hijos a sanar y qué has aprendido de esta experiencia? 

“Estoy tan orgullosa de ellos. Tienen perspectiva, empatía y tienen tristeza pero la superan. Atraviesan por esto siendo nobles con ellos mismos y nobles con los demás. Ahora miro a mis amigos y les digo: ‘Sólo quiero que sepas que te amo’. Me invade la sensación de ‘¿Y si no lo digo? ¿Y si la persona ya no está?’. Lo último que le dije a Dave fue ‘Me estoy durmiendo’. Me encantaría volver atrás y cambiar eso pero no puedo. Encontrar maneras de expresar la gratitud es tan importante”.

Mencionaste que el día de esta entrevista hubiese sido tu aniversario de boda con Dave. ¿Cómo conmemoras esa fecha?

“El día que he decidido celebrar es el día de su cumpleaños, así que cada 2 de octubre mis hijos y yo hacemos un torneo de póquer donde todos los niños juegan póquer en su honor. No puedo celebrar el día de su muerte o el día que hubiese sido nuestro aniversario, pero trato de ser agradecida por los años que tuvimos en vez de sumirme en un duelo. Puedo intentar sentirme feliz por los 11 años que sí tuvimos. Celebro el día que nació ese hombre maravilloso”.

En el libro compartes historias de otras personas que han demostrado ser resilientes. ¿Estas historias tienen un hilo común que las une?

“Parte del libro son las historias de personas increíbles que han enfrentado adversidades de todo tipo. Tenemos historias en el libro de personas que fueron abandonados por sus padres a una edad muy temprana, personas que han enfrentado la violencia, el terrorismo y la guerra, que han perdido trabajos o un hijo. Hay tanta adversidad allá afuera y no todas las historias tienen un final feliz, pero existe esta parte maravillosa en cada uno de nosotros. Nunca subestimen la capacidad del ser humano de perseverar. Hay una luz en la gente que no extingue y salen de la crisis con más sentido, alegría y resiliencia. Esas historias me dan fuerza”.

Advertisement


EDIT POST