La pobre criaturita de 8 meses se ahogó en el cubo de agua sucia del trapeador mientras su madre dormía. El organismo de ambos mostró rasgos de estupefacientes.

By Celeste Rodas de Juárez
October 17, 2017 05:38 PM

Una madre de Tulsa, Oklahoma fue condenada a 25 años de prisión por negligencia infantil, luego de que su bebé de 8 meses muriera ahogado en un cubo de agua sucia.

Según People, Heather Freeman, de 27 años, fue condenada a pasar los primeros 15 años tras las rejas, con crédito por el tiempo que ya haya cumplido. Después podría cumplir los próximos 10 años en libertad condicional.

El canal local News 6 reportó el pasado marzo que Freeman había saliendo de su casa pidiendo ayuda a gritos para su bebito, Jaxon Annuschat, quien estaba inconsciente y empapado.

La mujer dijo que, después de alimentarlo, lo había colocado en su cama y ella se había quedado dormida. Cuando despertó, él estaba ahogado en el cubo de agua sucia del trapeador.

Las autoridades encontraron dudosa su versión pues dijeron que era difícil para un niño tan pequeño abrirse camino hasta un balde de agua y subirse a él.

Por otra parte, esa estación reportó que la mamá había dado positivo en los análisis de consumo de metanfetaminas y anfetaminas y que los médicos también descubrieron rastros de metanfetaminas en el organismo de su bebé. Los estudios médicos indicaron que la criaturita había sufrido serias lesiones cerebrales y concluyeron que murió ahogado.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Esta no era la primera vez que la acusada daba positivo por uso de drogas. Cuando dio a luz, los médicos informaron que había estado bajo los efectos de marihuana.

Freedman también tiene tres hijos más, los cuales están bajo la custodia del Departamento de Servicios Humanos de esa ciudad.

Advertisement