Un hombre acusado de posesión de cocaína en Oklahoma y que fue sentenciado a 15 años de cárcel ha sido perdonado: se trataba de leche en polvo.

By Mayra Mangal
October 18, 2019 12:32 PM

Un hombre que vive en las calles de Oklahoma y que fue arrestado por supuesta posesión de cocaína ha sido puesto en libertad por las autoridades que lo habían condenado a 15 años de prisión para luego darse cuenta que la supuesta droga no era más que leche en polvo.

Los hechos se remontan al pasado 19 de agosto cuando el sospechoso, Cody Gregg, fue detenido mientras andaba en bicicleta por un barrio al suroeste de Oklahoma.

La policía persiguió al hombre, quien carece de un hogar fijo, y posteriormente lo detuvo por no tener luces en su bicicleta, según reportó The Oklahoman. Cuando finalmente lo arrestaron encontraron que Gregg tenía en su poder "una gran cantidad de una substancia en forma de polvo blanco" que estaba dentro de una bolsa plástica y en el interior de una lata color café.

Gregg le explicó al juez Timothy R. Henderson que había obtenido la leche como un donativo en una cocina benéfica y aún así fue condenado. Según el Washington Post, Gregg se había declarado inocente, pero luego de pasar cerca de dos meses en la cárcel de Oklahoma -considerada como una de las peores de Estados Unidos- se declaró culpable con tal de que lo sacaran de ahí.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La policía "creyó" que se trataba de cocaína "basándose en su entrenamiento y experiencia", alegaron fuentes policiales en su defensa, explicando que inicialmente la droga había dado positivo a cocaína.

Sin embargo el polvo fue analizado posteriormente en un laboratorio donde se descubrió la verdadera naturaleza de la substancia. El jueves pasado, luego de que se revelaran los resultados, el juez anuló el caso y puso en libertad al acusado.

Según dicha publicación la policía usa rutinariamente un tipo de pruebas similares a las usadas en el caso de Gregg para identificar substancias prohibidas. Frecuentemente dichas pruebas arrojan resultados equívocos, sin embargo, muchas centrales de policía continúan su uso.

Advertisement