Cuatro años y tres meses después del brutal asesinato de Lesandro ‘Junior’ Guzmán Feliz en una bodega de El Bronx, se dictaron las sentencias para los pandilleros que acabaron con su vida.
Anuncio
Lesandro ‘Junior’ Guzmán-Feliz
Lesandro ‘Junior’ Guzmán-Feliz
| Credit: Facebook

Este 16 de septiembre y tras más de cuatro años después del brutal asesinato del joven Lesandro 'Junior' Guzmán Feliz, de 15 años, se dieron a conocer las sentencias para Diego Suero y Frederick Then, los dos presuntos cabecillas de la pandilla Los Trinitarios y quienes fueron hallados culpables de ordenar el homicidio del adolescente.

La condena tanto de Suero como de Then, dictada por el juez Marcus Morris desde la Corte Criminal de El Bronx, NY, fue de un mínimo de 25 años en prisión sin derecho a libertad condicional a cadena perpetua, según reporta Univision 41 NY.

Durante el veredicto no estuvo permitido grabar, pero la madre de Junior habló con la prensa fuera de los juzgados.

"No tuve ningún nieto de mi hijo, no voy a tener una descendencia familiar. Ellos arrancaron con todo de raíz de mi vida, por sus errores, por no saber quién era quien. Ellos eran hombres viejos adultos que podían ver la cara de terror que tenía ese niño", dijo Leandra Feliz, madre del joven.

"Así como mi hijo nunca saldrá de su tumba, estos asesinos nunca deberían salir de la cárcel para que puedan entender que el momento que decidieron salir a matar, ellos también perdieron sus vidas", añadió muy emocionada.

Por su parte, la fiscal de distrito de El Bronx, Darcel D. Clark, también se pronunció tras conocer la sentencia: "El mensaje aquí es que tenemos que hacer todo lo posible para proteger a nuestra juventud. Una madre aquí ha sido lastimada, nunca volverá a ver a su hijo, pero para aquellos que eligieron la vida de pandillas, necesitan saber que aquí es donde termina, prisión estatal por el resto de su vida".

Todavía falta por dictar la sentencia de otras seis personas que estuvieron involucradas en este asesinato.

Recordemos que el brutal crimen ocurrió en el año 2018 en la calle 183 Este de El Bronx, cuando varios hombres sacaron a la fuerza de una bodega a Junior y le propinaron varias puñaladas con cuchillos y machete. Posteriormente se supo que lo habían confundido con otra persona.

El joven de tan solo 15 años no estaba relacionado con las pandillas y soñaba con convertirse en detective de la policía.