Fanáticos de las medias, los hermanos Sebastián y Brandon Martínez crearon su propia línea de calcetines, Are You Kidding Socks, que han convertido en un negocio familiar y una iniciativa altruista.
Anuncio

Como todo buen cuento, este tiene entre sus protagonistas a un par de precoces niños y una abuela consentidora. Cuando la mexicana Elsie Freeman se percató de que su nieto Sebastián Martínez sentía una desmedida pasión por los calcetines —entre más coloridos mejor— la abuela que trabajaba en la sección de niños de una lujosa tienda por departamentos en el sur de Florida empezó a regalarle un par al chico semanalmente hace unos siete años.

"Todo esto empezó por mi pasión por los calcetines; tenía cientos en mi clóset", recuerda Sebastián, de raíces mexicanas y cubanas, de 13 años —quien con la ayuda de su hermano Brandon, de 15; y su madre Rachel Martínez— ideó hacer su propia línea de divertidas medias para niños y adultos para venderlas entre sus amigos y de paso ayudar al prójimo.

Desde que empezaron su compañía Are You Kidding Socks en el 2014, los hermanos Martínez no solo han diseñado y vendido miles de calcetines, cuyas ventas han llegado en un buen año a los $500,000, sino que también han donado más de $350,000 a organizaciones caritativas como Stand Up To Cancer, Amigos for Kids y Autism Speaks, entre muchas otras a nivel local y nacional.

Brandon y Sebastian Martinez
Credit: Héctor O. Torres

No en vano la bandera y lema de la compañía es Kids Helping Kids (Niños ayudando a niños). Sebastián, quien cursa el séptimo grado, y Brandon, que está en noveno, le dedican entre 10 y 15 horas a la semana al negocio que compaginan con su horario escolar y actividades extracurriculares como jugar basquetbol. Su mamá dice presente el resto del tiempo necesario.

"Vi la pasión que mis niños tenían por esto y supe que podíamos hacerlo un negocio familiar", apunta Rachel, quien dejó su trabajo en Televisa Publishing para apoyar a sus hijos. "Con mi historial en mercadeo y ventas sabía que les podía enseñar cómo hacerlo. Ellos son increíbles".

Brandon y Sebastian Martinez
Credit: Héctor O. Torres

Responsables y conscientes también. Cuando la familia se entera de alguna catástrofe natural, como las recientes que han atravesado Texas y Alabama, y las Bahamas el año pasado, los chicos fueron los primeros en alistar y donar más de 7,000 pares de calcetines para los damnificados. "Es importante dar, todo el mundo necesita calcetines", apunta Sebastián. "Cuando les das a personas que lo necesitan, te sientes bien. No sabes cuando un día tú vas a necesitar ayuda".

Ademas de diseñar calcetines para grupos que ayudan a niños y luchan contra el cáncer y el autismo, Sebastián y Brandon también lo hacen para departamentos de policía y bomberos para que estos a su vez los vendan en sus propios eventos de recaudación de fondos. Brandon también se ha dado a la tarea de enseñarles a otros a montar sus propios negocios y recientemente fue invitado a hablar en una clase de mercadeo en la Universidad Internacional de Florida, en Miami. "También vendí calcetines ahí", ríe de su medias, cuyos precios oscilan entre $12 y $17.

Brandon y Sebastian Martinez - DO NOT REUSE
Credit: Cortesía de Are You Kidding Socks

Entre los consejos que él y su hermano compartieron allí y en foros similares: formulen una buena idea y plan de negocios con algo que los apasione y fíjense varias metas "porque una vez hayan cumplido las primeras, ¿qué más hay?", señala Sebastián.

En su caso: ampliar la línea de medias y camisetas que venden en areyoukiddingsocks.com a gorras, zapatos y shorts. El dúo también está diseñando una nueva línea de medias. "Pensamos en cosas que nos gustan, que le pueden gustar a la gente", dice Sebastián. "Estamos haciendo medias con astronautas, papitas fritas, pizza y donas. ¿A quién no le gustan las donas?".