El alcalde Eric Garcetti autorizó la suspensión de los servicios de agua y luz en las propiedades en que se celebren fiestas y reuniones multitudinarias.

Por Isis Sauceda/Los Angeles
Agosto 07, 2020
Anuncio

Ante el escándalo causado por algunos recientes casos, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, autorizó la suspensión de los servicios de agua y luz a a las viviendas en que se celebren grandes fiestas y reuniones en violación de las medidas impuestas para evitar el contagio del coronavirus.

“Empezando el viernes por la noche, si la policía de Los Ángeles responde y verifica que se está llevando una reunión multitudinaria en alguna propiedad - y vemos estas propiedades reincidiendo una y otra vez - darán aviso y empezarán el proceso para pedir que [el departamento de Agua y Energía] suspenda los servicios en las siguientes 48 horas”, anunció Garcetti en una conferencia de prensa.

Esta sanción, de acuerdo al alcalde, va dirigida a quienes incumplen las directrices de las autoridades para reducir el alto número de contagios en la ciudad.

La medida se ha anunciado tras múltiples denuncias de concurridas fiestas en el condado de Los Angeles. El pasado lunes, una fiesta con más de 200 personas en una mansión del icónico Mullholand Drive terminó en una balacera. Una mujer de 35 años perdió la vida, mientras que otras dos personas fueron heridas, de acuerdo a las autoridades.

“Estas concurridas fiestas se han convertido en nightclubs en las colinas [de la ciudad]”, advirtió Garcetti. “Las consecuencias de estas grandes fiestas van más allá de solo esas fiestas”.

Por su parte, la directora del departamento de Salud Pública, Bárbara Ferrer, pidió a los residentes abstenerse de asistir a este tipo de fiestas para ayudar a salvar vidas.

“No pueden ir a fiestas en este momento. Estas fiestas y reuniones nos están lastimando a todos”, comentó durante la conferencia de prensa. “Les pedimos a todos que tomen buenas decisiones. No hagan fiestas grande y no asistan si los invitan”.

De acuerdo al The New York Times, en California se ha registrado más de 533,000 contagios y han muerto 10,000 pacientes a causa de la COVID-19.