Un adolescente británico ha quedado ciego y parcialmente sordo por comer solamente papas fritas, salchichas y pan blanco durante años.

By Mayra Mangal
September 03, 2019

Un adolescente británico ha quedado permanentemente ciego y parcialmente sordo al sufrir un raro mal como consecuencia de pasarse años comiendo únicamente papas fritas, salchichas y pan blanco. El muchachito de actualmente 19 años nunca mostró ni obesidad ni síntomas que indicaran que algo andaba mal.

Médicos y oftalmólogos de la Universidad de Bristol llevaron el caso del muchachito que a los 14 años comenzó a quejarse de cansancio extremo. El muchacho confesó en aquel entonces que únicamente comía papas salchichas fritas y ocasionalmente un sándwich porque no le gustaban las cosas con texturas raras.

“Él únicamente ha comido Pringles, salchichas y otras comidas procesadas desde que estaba en edad de escuela primaria”, comentó a MailOnline la doctora Denize Atan, una de las oftalmólogas del Bristol Medical School and Bristol Eye Hospital que revisó el caso.

Según Atan los padres del menor -cuya edad no ha sido identificada- fueron quienes comenzaron a darle papas frita al niño desde que era pequeño porque de otro modo no comía nada. A los 14 años sus padres lo llevaron con su médico general porque comenzó a presentar problemas de audición y de los ojos. Ahí le detectara una deficiencia severa de vitamina B12, cobre y vitamina D. “Claramente él estaba ingiriendo suficientes calorías pero no nutrientes”, asegura la citada doctora. “Cuando sus problemas comenzaron él parecía como un muchacho saludable de 14 años”.

Embed from Getty Images

Y aunque su masa corporal, peso y estatura eran aparentemente normales, su cuerpo carecía de los nutrientes necesarios para realizar funciones cruciales y su nervio óptico sufrió un daño irreversible. El jovencito fue diagnosticado finalmente con neuropatía óptica nutricional, un mal que raramente ocurre en países industrializados y solo se observa en sitios en guerra o con severos problemas de desnutritición.

Gary Frost, profesor de nutrición y dietética del Colegio Imperial de Londres contó a la cadena CNN que es “muy difícil encontrar una neuropatía” cuando el paciente consume productos de origen animal, como jamón o huevos “que son fuentes significativas de vitamina B12”, aseguró. “Aunque este es un caso extremo, destaca la importancia de tener una dieta amplia y variada para asegurar que se reciba el perfil de nutrientes y micro nutrientes que son necesarios para un desarrollo saludable”, aseguró.

El hoy joven de 19 años, que era estudiante de tecnología, tuvo que abandonar sus estudios en un colegio local a raíz de sus problemas de salud. Al quedar ciego su madre tuvo que renunciar a su trabajo para poder asumir sus cuidados.

Ahora padece de ceguera legal, y aunque aún cuenta con vista periférica el centro de sus ojos está totalmente bloqueado. “Me he vuelto muy aislado, cuando era pequeño salía y jugaba fútbol con mis amigos, estoy muy asustado para hacer eso ahora”, confesó triste el muchacho al diario Daily Telegraph.

Advertisement