Luego de presentar síntomas y acudir hace unos días al hospital, un hombre murió a causa de complicaciones ocasionadas por el coronavirus. Con ello, se convierte en la primera persona que fallece en México por el COVID-19.

Por Carolina Amézquita Pino
Marzo 19, 2020
Anuncio

Tras presentar síntomas de coronavirus desde el pasado 9 de marzo, las autoridades mexicanas confirman que un paciente falleció en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de la capital azteca. De acuerdo con el reporte oficial, el hombre de 41 años de edad, además de ser detectado por portar el COVID-19, tenía diabetes. Así, se convierte en la primera muerte a causa de dicho virus.

“Hoy en México falleció la primera persona con COVID-19”, dio a conocer la Secretaría de Salud mexicana en su cuenta oficial de la Twitter. “Inició sus síntomas el 9 de marzo y padecía diabetes. El Secretario de Salud expresas sus condolencias a sus familiares. Descanse en paz”.

La esposa del occiso, a quien se le identificó como Adriana “N”, dio a conocer que el 3 de marzo su marido asistió al concierto de la banda Ghost; la cual se presentó en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. También informó que el fallecimiento se llevó a cabo tras una “falla sistémica de todos los órganos” del enfermo.

“Desde que él entró [al INER], los partes médicos fueron muy confusos; los hospitales no tienen absolutamente nada; todo tenemos que comprarlo: medicamentos, material quirúrgico; faltan muchas cosas”, explicó Adriana “N” al diario mexicano Milenio. “Nunca me enseñaron nada: ni papeles, ni [pruebas] de laboratorio, pero ellos afirmaban que ya lo tenía [el coronavirus]; primero me lo manejaron como una neumonía por influenza, nada más”.

Si bien, a su marido le practicaron la prueba correspondiente, a su cónyuge no le han realizado ningún examen para saber sí también ha sido contagiada.

“No [le hicieron la prueba del COVID-19] Porque nos dijeron que la prueba está reservada para las personas que tienen problemas realmente graves”, advirtió. “Vine dos veces y ni siquiera me detuvieron, ni me tomaron plaquita de nada; solo cuarentena”.