Las autoridades de salud descubrieron una nueva variante en el sur del estado, aparentemente proveniente de Colombia.

Anuncio

Las autoridades sanitarias están en alerta tras descubrir una nueva variante del coronavirus en el sur de la Florida. Esta nueva cepa denominada B.1621, aparentemente fue inicialmente encontrada en Colombia hace unas semanas, pero ya son varios los pacientes que han sido hospitalizados en esta área metropolitana a causa de ella.

Según Carlos Migoya, directivo del Jackson Health System, cerca del 10 por ciento de los casos actuales de coronavirus registrados en el sur del estado corresponden a la nueva variante, la cual está justo detrás en peligrosidad de la dominante cepa Delta de la COVID-19, que hasta el momento ha sido la responsable del incremento de nuevos casos en el país entre personas que aún no se han vacunado, reportó la cadena local WPLG en Miami.

La cepa colombiana aún está por recibir su denominación griega, como lo han hecho otras variantes que se han destacado por su peligrosidad, informó el Washington Post.  

La rápida infección y transmisión de la nueva variante, según Migoya, se debe a los viajes internacionales entre Colombia y Miami, ya que la ciudad del sol sirve como puerta de entrada y salida hacia Latinoamérica.

Los expertos de la salud estarán dando seguimiento a esta variante durante el cambio de estación, al mismo tiempo que insisten en la importancia de recibir la vacuna, según este mismo diario.

Nurses wait to administer shots of COVID-19 vaccine
Credit: Paul Hennessy/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

De acuerdo a récords médicos, los primeros casos de la B.1621 se reportaron en enero a nivel mundial, con 16 casos detectados en el Reino Unido.

Por el momento, la variante no representa una preocupación alarmante en Estados Unidos, ya que solamente es responsable del 2.1 por ciento de los casos.

"El único momento en que se vuelve importante es si le da una ventaja selectiva al virus, como hemos visto con la variante Delta", comentó al diario John Sellick, profesor de medicina y ciencias biomédicas en la Universidad de Buffalo, Nueva York. "Veremos [que pasa con] esta…Habrá que ver dentro de dos a cuatro semanas, ¿cambiará su comportamiento y terminará siendo más [peligrosa]?".

El profesor señaló que la variante Delta pasó de ser responsable del 10 por ciento de los casos, al 80 por ciento en menos de un mes.

Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), está monitoreando por lo menos otras 10 variantes, aparte de la B.1621, que se han detectado en al sur de la Florida.

La realidad es que solo el tiempo ofrecerá más información sobre esta cepa, según Sellick.

"Si esta cosa es mucho más transmisible y escala del dos por ciento [de infecciones] al 30 o 60 por ciento, no queremos ver eso", dijo.

Por su parte, expertos de la salud advierten sobre la rapidez en que las nuevas variantes se pueden transmitir, por lo que urgen a la población evitar las reuniones con gente que no ha sido vacunada, ya que el contagio puede ser inevitable. También aconsejan a aquellos que no han recibido alguna de las vacunas contra la COVID-19, hacerlo lo antes posible para ayudar a detener la propagación del virus.

"Este es un coronavirus novedoso. Aún estamos tratando de aprender sobre él. Cada una de las variantes trae nuevos retos", comentó Preeti N. Malani, jefa de salud y profesora de medicina de la división de enfermedades contagiosas de la Universidad de Michigan al Washington Post, advirtiendo a la población sobre la rapidez con que se propagan las variantes, especialmente entre personas no vacunadas.

Para más información, visita los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.