El cantante colombiano se sometió a una reducción de estómago para combatir su obesidad, pero los resultados no empezaron a notarse hasta que dio un cambio a su estilo de vida.

Por Emilio López Romero
Anuncio

Su sobrepeso nunca le causó problemas de autoestima y por eso pasó mucho tiempo hasta que Silvestre Dangond decidió tomar cartas en el asunto. La primera llamada de alerta fue hace ya diez años, cuando sintió un reflujo en la voz que le afectaba las cuerdas vocales y ahí sí empezó a preocuparse.

En el 2010 se sometió a una exitosa operación de reducción de estómago, pero los resultados tardaron en llegar más de lo que jamás hubiera imaginado. "Volví a engordar los siguientes cuatro años y no cambió nada hasta que tomé la decisión radical de hacer ejercicio y cambiar los hábitos alimenticios. Fue entonces cuando aprendí a conocer mi cuerpo", recordó el cantante colombiano en una entrevista con People en Español.

Silvestre Dangond (DO NOT REUSE)
Silvestre Dangond antes de transformar su vida.
| Credit: Cortesía de Silvestre Dangond

A los 40 años sabe que el resto de su vida debe llevar una rutina de ejercicio y alimentarse de forma saludable. "No es solo por bajar unos kilos y verme mejor. Al ir al gimnasio o salir a trotar también tengo tiempo para pensar, analizo, compongo canciones, es cuando me viene la musa inspiradora", aseguró el compositor de éxitos como "Cásate conmigo", que intenta "no castigarse" y come de todo un poco.

Silvestre Dangond
Silvestre Dangond
| Credit: John Parra/Getty Images

"Prefiero no pensar en dietas, porque si no lo siento como una tortura", admite Dangond. Eso sí, no se arrepiente de haber tomado estas decisiones radicales que lo han ayudado a que hoy se sienta mejor que nunca y que le sirven para ser un ejemplo para sus hijos. "El pequeño practica boxeo y ha entendido que el deporte es salud. El mayor aún no, pero no lo presiono porque a mí cuando me obligaban no lo hacía".