Esta enfermedad es por ahora incurable, pero los investigadores siguen descubriendo terapias para aliviar sus síntomas
Anuncio
Midsection Of Woman Scratching Hand Against White Background
Credit: Getty Images

Más de 31 millones de personas en Estados Unidos padecen de algún tipo de eczema, que se manifiesta con enrojecimientos, costras y picores intratables en la piel.

La dolencia varía de intensidad, pero puede manifestarse a lo largo de toda una vida. Con diferencia, el tipo más común es la dermatitis atópica, que a menudo se refleja en el rostro y los codos y detrás de las rodillas, aunque puede aparecer en cualquier lugar.

"Es una enfermedad inflamatoria en la que el sistema inmonológico se vuelve loco", explica el Dr. Peter A. Lio, experto en eczema de la Universidad Northwestern. "Sabemos que la piel es una barrera débil, [lo que la hace vulnerable] a alergenos, irritantes y bacterias malas".

woman with skin disease scratching skin isolated on white
Credit: Getty Images

Los detonantes del eczema pueden ser varios, desde cambios de temperatura hasta alergias alimentarias. En cuanto a los tratamientos, el Dr. Lio cita cuatro: humectar para reconstruir la piel; antiinflamatorios, como cremas tópicas o inyecciones; tratamientos antibacteriales, como el aceite de coco; y vendajes húmedos o compresas frías para la irritación.

¿CÓMO CONTROLAR LOS BROTES?

Una combinación de herramientas y técnicas pueden ayudar a aliviar el escozor y mejorar el aspecto de las zonas afectadas

ACUDIR A LA FUENTE: Aprende qué lo detona, ya sea perfumes, resequedad, sudor, ropa de lana, caspa animal, temperatura fría o calurosa o el uso de jabones y detergentes fuertes.

CUIDA LA PIEL: Establece rutinas para lavar y humectar la piel. Se recomienda usar humidificadores, aceites de baño o lociones corporales.

MEDICAMENTOS: Al usar tratamientos sin prescripción o medicamentos

APROVECHA EL SOL: La terapia de luz expone la piel de manera controlada a la luz solar natural. En otros procedimientos se usa luz ulravioleta A o ultravioleta B de banda estrecha artificial, acompañadas o no de medicamentos.

FRENA LA COMEZÓN: Técnicas de relajación, de cambio de comportamiento y de modificación de actividades fisiológicas pueden ayudar a quienes se rascan de manera habitual.