Después de años de lucha, Myrka Dellanos venció una enfermedad mortal.

Por Carole Joseph
Julio 15, 2020
Anuncio

Hace doce años, Myrka Dellanos recibió una de las peores noticias de su vida. “La doctora me dijo que tenía diabetes: ‘Si tú no controlas esto, puedes morir de un ataque al corazón’ ”, recuerda la periodista cubanoamericana de aquel instante en que quedó en shock. “Pensé: ahora tengo que tomar pastillas, ponerme a dieta, etc.”.

Su salud se vio afectada cuando aumentó abruptamente 25 libras, tenía mucha sed y frecuentemente se le olvidaban las cosas. “Fui al médico, me hicieron todos los exámenes, me chequearon la tiroides”, relata Dellanos, quien presumía de haber tenido siempre una alimentación sana y hacer mucho ejercicio. “Estaban sucediendo muchas cosas en mi vida en ese momento, tal vez tenía ansiedad por algo. Fue cuando me dijeron que tenía diabetes [tipo 2]”.

Instagram/Myrka Dellanos

Según la Organización Mundial de la Salud, este tipo de afección, también conocida como diabetes no insulinodependiente o del adulto, es principalmente hereditaria. “La mayoría de las personas que tienen diabetes tipo 2 por lo general tienen un historial familiar de diabetes, explica el doctor Juan Rivera, corresponsal médico de Univision, quien asevera que toda la población es propensa a padecer esta enfermedad. “Con los diabéticos tipo 2 una vez que empiezas a modificar tu estilo de vida muchas veces es suficiente para bajar significativamente el azúcar y alcanzar niveles que son considerados normales”.

IG Myrka Dellanos

Justo eso sucedió con Dellanos, quien no necesitó inyecciones de insulina y tan solo siguió un régimen de píldoras. “Dejé de comer todo tipo de carbohidratos y azúcar, y me dediqué todo un año a comer vegetales, corté la carne roja”, revela la periodista, que a la par practicaba yoga, hiking y recorría 32 millas en bicicleta ida y vuelta desde su casa en Pinecrest hasta Key Biscayne, en Florida.

Instagram Myrka Dellanos

“Bajé 28 libras en un año. Al ir a mi revisión anual [en el 2017] viviendo en Los Ángeles, [la doctora me dijo:] ‘Ya no tienes que usar la máquina porque ya no tienes diabetes. Tu sistema siempre va a estar predispuesto, pero en este momento no tienes’ ”, recuerda la motivadora, que casi nunca bebe alcohol, es vegana y lleva el régimen de comer pequeñas porciones de comida varias veces al día, o hace la dieta de ayuno intermitente que consiste en mantenerse en ayuno 16 horas entre comidas. “Yo lo sabía, pero no todo el mundo quiere hacerlo. Quiero que la gente sepa que sí se puede. Tienes que tener disciplina”.