LIVE

La actriz y cantante mexicana Litzy Domínguez lleva veinte años viviendo con fibromialgia, una enfermedad que le causa insoportables dolores de espalda.

Por Emilio López Romero
Enero 21, 2021
Anuncio

Muy pocos saben la pesadilla que le tocó vivir a Litzy durante los últimos conciertos de la gira 90's Pop Tour que incluía a otras estrellas como Aleks Syntek y Erik Rubin. En los últimos días de noviembre llenaron dos veces consecutivas la Arena Ciudad de México antes de cerrar con broche de oro en Monterrey. Pero en medio de esas presentaciones tuvo que soportar estoicamente los dolores de espalda que le provoca una enfermedad que padece desde que tiene memoria. "Me tenían que inyectar Neurobion antes de salir al escenario para aguantar un show de cuatro horas, con muchos bailes y coreografías. Si te soy honesta, fue una locura y no sé cómo lo hice", confesó la intérprete a People en Español.

A sus 37 años, la mexicana lleva dos décadas padeciendo de fibromialgia: un trastorno crónico que causa fatiga y fuertes dolores musculares. Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se estima que un 2% de la población adulta de Estados Unidos vive con esta dolencia que afecta más a las mujeres que a los hombres.

Litzy
Litzy
| Credit: Mezcalent

En su caso, tenía 15 años cuando empezó a sentir los primeros síntomas y los médicos le diagnosticaron una arritmia que lograron controlar tras dos años de tratamiento. "Pero a los 19 años empecé a sentir unas palpitaciones raras, me llevaron al médico y me dejaron en observación 15 días porque me dio una crisis de fibromialgia terrible. Los [músculos] trapecios los tenía inflamados y con contractura, el roce de las sábanas me quemaba la piel. Al mínimo roce era un dolor espantoso", recordó de esa primera crisis. "De pronto empecé a dejar de moverme, medio perdí la fuerza y me paralicé. No podía conciliar el sueño, tenía insomnio, despertaba con fatiga crónica, siempre cansada y con dolor, siempre hay algo que duele".

No le gusta hablar mucho de su enfermedad porque no quiere "victimizarse", pero reconoció que afecta su vida diaria más de lo que quisiera, desde sus rutinas de ejercicio hasta su alimentación. Intentó con el crossfit, pero a los seis meses tuvo que dejarlo porque le dio dolor en la ciática y le prohibieron hacer pesas. "Trato de no pensarlo, de no darle poder al dolor y no caerme. Pero si veo que de plano el dolor no me deja, me tomo un descanso y me quedo en la cama todo el día", explicó la también actriz.

Litzy

Sin embargo, Litzy dijo no estar dispuesta a rendirse ante una enfermedad que compara con un familiar molesto que la acompaña todo el tiempo. Si bien en algún momento pensó tirar la toalla, sobre todo al principio de su carrera, hoy el compromiso con su público es mayor. "He ido a alfombras rojas en las que no aguanto ni los tacones, pero lo hago, me esfuerzo muchísimo, es agotador y a veces digo qué necesidad", admitió. "Pero es lo que me apasiona, es lo que amo y lo que sé hacer, la gente ha sido muy buena conmigo y no me veo haciendo otra cosa".