La actriz venezolana Kimberly Dos Ramos cuenta cómo ha cambiado su vida desde que  supo que sufre de hipotiroidismo.

Anuncio

En medio de la grabación de una telenovela en el 2012, Kimberly Dos Ramos experimentó cambios bruscos en su metabolismo y en la piel, cansancio y, sobre todo, aumento de peso. "Me mandan a llamar [de la producción] y me dicen: 'En cámara no te estás viendo bien' ", recuerda la venezolana de 28 años, quien en ese momento lo atribuyó a su ajetreado ritmo laboral. "Estuvieron a punto de sacarme del proyecto y me dijeron que si no bajaba de peso me sacaban de la novela".

La amenaza no le quitó el sueño a la actriz de Por amar sin ley. "No va a quedar de otra que sacarme porque no es que diga '¡oye, cuerpo, bájame de peso para mañana porque estoy grabando!' ", observa Dos Ramos, quien en cuanto acabó de grabar, viajó a su natal Venezuela para ver a su médico de cabecera. "Me dice: 'Tu tiroides está superdescontrolada, tienes hipotiroidismo' ", recuerda. "No tenía idea de eso".

Kimberly Dos Ramos
Credit: Cortesia de Gómez Vita Entertainment

Esa sorpresa es una reacción común, apunta la doctora Natalia Tinoco Meneses, directora de la Escuela de Medicina en la Universidad del Valle de México, campus Querétaro, quien señala que algunos síntomas del hipotiroidismo son comunes a otras dolencias. "El hipotiroidismo se presenta cuando hormonas tiroideas están en cantidad disminuida", explica. "Esto genera síntomas como cansancio, caída del cabello, piel seca, aumento de peso, depresión, pensamiento lento, entre otros. Sin embargo, son síntomas genéricos que pueden estar presentes por alguna otra patología".

Después de escuchar el diagnóstico, a Dos Ramos no le quedó de otra que asumir su nueva realidad. "Casi me va dando un infarto, toda la vida venía de ser flaquita, con un peso razonable. Fue un shock, pero dije 'no me queda de otra' ", reconoce la ojiverde. "Le agarré miedo a los carbohidratos como por dos o tres años. Fue una época difícil, pero me adapté muy rápido".

Al igual que muchos otros pacientes con esta dolencia, ha logrado que su día a día sea como el de todos los demás. "Cuando la falla es exclusiva de la glándula tiroides, el paciente vivirá con la enfermedad de por vida, pero [la enfermedad] es controlada", explica la doctora Tinoco. "Con el tratamiento correcto y un seguimiento con el médico endocrinólogo podrá tener una vida casi normal".

En el caso de la actriz, llegar a esa normalidad requirió organización y disciplina. "Lo primero es tomar mucha agua, olvidarte de las bebidas azucaradas. Si vas a tomar jugos naturales, que sean sin azúcar; bajarle a los carbohidratos, en especial la pasta, el arroz, los carbohidratos que son más fuertes", detalla. "Me he convertido en una persona que come muy bien, que come muy saludable y pienso más en mi salud que en darme un gusto".

Kimberly Dos Ramos
Credit: Cortesia de Gómez Vita Entertainment

Los gustitos se los da a su cuerpo ejercitándolo diariamente. "Reacciona muy bien al [ejercicio] cardiovascular, todo lo que sea trotar o saltar cuerda me ayuda mucho a mantenerme y empecé clases de pilates", dice la artista, que sueña con su príncipe azul. "Estoy soltera, esperando que esta cuarentena termine para encontrar algo. Así encerrada no puedo conocer a nadie", lamenta con tremenda carcajada. "Solo pido que tengan buen humor y que me tengan paciencia en mi carrera ahora que estamos en una época en la que necesitamos apoyo".