A 2 semanas de haber pasado por el quirófano, la actriz de La suerte de Loli nos comparte en exclusiva todos los detalles de esta cirugía de la que ya está viendo resultados.
Anuncio

En agosto de 2020, mientras visitaba junto a unos amigos un famoso parque de atracciones en Estados Unidos, Gisella Aboumrad recibió un duro golpe de realidad. "No me cerró el cinturón [de la atracción] y me sentí horrible porque no me pude subir con amigos al juego", cuenta la actriz mexicana en entrevista exclusiva con People en Español.

Sentirse relegada por su peso, la hizo tomar más que nunca conciencia de su situación. "Más allá de que si es sano o no o de que si amo mi cuerpo o no, fue como [darme cuenta] que estoy empezando a dejar de hacer cosas que me gustan por tener tanto volumen en mi cuerpo".

A las limitaciones que le estaba generando su peso en su día a día se le unió un dolor de espalda crónico que le comenzaba a resultar muy "incómodo" y "fastidioso". "Yo desde el momento en que decidí hacer las paces con mi cuerpo yo amo mi cuerpo del tamaño que sea, pero [eso] no tenía absolutamente nada que ver con el nivel de salud que quiero alcanzar".

Por la mente de la actriz de la recién finalizada telenovela de Telemundo La suerte de Loli comenzó a rondar entonces la idea de someterse a una cirugía bariátrica para tratar su obesidad. "El punto de hacerte una cirugía que te cambie la vida como esta es que venga de tu propia necesidad de crecer, de cuidar de ti mismo y de dejar de sentir este dolor principalmente y de tener una mejor calidad de vida porque el cuerpo joven te aguanta lo que tú quieras, pero después de cierta edad ya no puedes darle el mismo trote".

Gisella Aboumrad
Gisella Aboumrad fue Rox en La suerte de Loli
| Credit: TELEMUNDO

La idea de la cirugía terminó de germinar tras la última visita que realizó a su mamá. "Para mí fue muy traumatizante la última vez que vi a mi mamá en México y ver que no se puede subir a la camioneta ella sola, que le cuesta mucho trabajo subirse a un carro, que no tiene fuerza muscular y que su cuerpo le pesa. Yo no quiero verme así en un futuro", se sincera.

Es por ello que la actriz no dudó en trasladarse a Colombia a principios de junio para ponerse en las manos de uno de los mejores especialistas en este campo: el doctor Andrés Pacheco. "Yo me metí a su Instagram, vi sus casos de éxito y dije esto es lo que yo necesito, alguien que tenga experiencia en el cuidado integral de la pérdida de peso porque no nada más es perder peso, es también un proceso psicológico y un proceso emocional. Mucha gente se hace este tipo de cirugías y recupera el peso y no nada más recuperan el peso por malos hábitos alimenticios sino porque psicológicamente siguen pensando como gordos", explica.

El pasado 12 de junio, Gisella finalmente se sometió a la cirugía en Bogotá. "Todo el equipo del doctor Pacheco, el doctor Lopera y el doctor Náfer se volvieron mi familia porque yo viajé sola. Yo no tuve a nadie que me pudiese acompañar y ellos fueron mi familia y no nada más ellos. Hubo 3 personitas muy especiales de mis fans, Kiara, Dona y Angélica, que estuvieron ahí conmigo antes de la cirugía. Ellas tres de verdad que fueron mis angelitos", expresa.

En total, la actriz tuvo que permanecer 15 días en Colombia. "En este momento en mi abdomen tengo 4 cicatrices de un 1 centímetro y 1 cicatriz de 2 centímetros, que fue por donde me sacaron el estómago. Realmente mi cuerpo está adaptándose muy bien".

La actriz, sin embargo, es consciente de que la cirugía es solo el principio de un largo camino. "La cirugía solo es el principio, ahora ya estoy de la mano también con un nutricionista del mismo equipo del doctor Pacheco, que me ha enviado ya literalmente todo mi plan, no nada más nutricional, sino de ejercicio que ya puedo estar empezando a movilizarme", detalla.

Tras varias semanas ingiriendo solo líquidos, el pasado jueves la actriz comenzó por fin a tomar sólidos. "Uno no alcanza a medir la comedia como tiene el estómago ahora y piensa que todavía le cabe lo que le cabía antes y no es cierto. Y no es una cuestión psicológica, es una cuestión literalmente de que tú ves el plato de lo que tú te servías antes y lo que te sirves ahora y no tiene nada que ver. Mi cena de anoche, por ejemplo, fue literalmente 3 cucharadas grandes de carne molida y una tortilla pequeña que ni me terminé", comparte.

Aunque apenas han transcurrido dos semanas desde la cirugía, Gisella reconoce estar muy emocionada porque ya está comenzando a ver los cambios en su cuerpo.

"Los primeros 3 meses es cuando bajas muchísimo de peso y después se vuelve un poco más paulatina la pérdida de peso. Todos los días yo me miro en el espejo y veo un cambio. Yo desde la cirugía al día de hoy he perdido 20 libras y se dice muy fácil, pero yo me veía hace un ratito haciendo un video en Instagram y me veo la cara y se nota mucho la diferencia".

Gisella Aboumrad
Gisella Aboumrad, dos semanas después de la cirugía
| Credit: Cortesía

Un cambio que también está viendo reflejado en su ropa. "El vestido rojo antes de irme a Colombia no me cerraba la parte de arriba y me lo llevé a Colombia, me lo puse una vez y vi de a poquito cómo me iba cerrando la parte de arriba y la verdad es que ahora que me lo puse ayer dije: 'Guau'. Lo primero en lo que lo voy a notar obviamente va a ser en la ropa".