Doug Lindsay estuvo en cama por más de una década por una rara enfermedad. Cuando sus doctores no pudieron darle respuestas ni soluciones, el paciente buscó su propia cura. Esta es su increíble historia.
Anuncio
Doug Lindsay
Doug Lindsay
| Credit: JOE MARTINEZ

Doug Lindsay estaba estudiando bioquímica en la universidad en Kansas cuando en el 1999 fue diagnosticado con hiperplasia medular suprarrenal bilateral, la misma misteriosa enfermedad que dejó a su madre en cama. Lindsay contó su historia en exclusiva a PEOPLE. Por los próximos 11 años el joven estaba demasiado cansado para salir de la cama. "Tenía un dolor inmenso", contó Lindsay, de 44 años.

Cuando se dio cuenta que los doctores no podían ayudarlo, Lindsay comenzó a investigar su condición médica. "Yo tenía una misión", dijo Lindsay, quien pudo mejorar su vida, la de su madre, su tía y la de otros pacientes de esta enfermedad poco común.

Lindsay encontró cinco medicamentos que podían aliviar algunos de sus síntomas y convenció a un especialista reconocido a nivel mundial para que trabajara con él en esta misión. Tras descubrir que un crecimiento parecido a un tumor dentro de sus glándulas adrenales estaba causando su dolencia, Lindsay encontró un procedimiento quirúrgico para removerlo.

Doug Lindsay
Doug Lindsay
| Credit: MATTHEW KRENTZ

Mientras buscaba respuestas, leyó un sinfín de libros de medicina y publicaciones científicas y se dio cuenta que era uno de muchos estadounidenses que padecían esta condición que era difícil de tratar y seguía siendo un enigma para los doctores. No era el único que había vivido esta pesadilla.

"Sabemos que hay 25 millones de estadounidenses que sufren de una enfermedad rara y probablemente 80 por ciento de estas [condiciones] tienen un nombre y pueden ser diagnosticadas", dijo el doctor Chris Gurnett, jefe del departamento de neurología en el hospital infantil de St. Louis. Sin embargo, hay otras enfermedades que aún no han sido diagnosticadas. "Sin un diagnóstico, es difícil tener un tratamiento", reconoce el médico.

La investigación de Lindsay reveló que un crecimiento anormal en sus glándulas adrenales estaba produciendo una cantidad inusual de adrenalina, la hormona que regula la energía.

Lindsay entonces pasó más de dos años desarrollando una cirugía para remover esta especie de tumor en sus glándulas. Le tomó otros 18 meses reunir a un equipo de cirujanos que pudieran realizar este procedimiento.

"Aunque suena loco que un paciente invente su propia cirugía, era el camino lógico a seguir de acuerdo a la investigación que yo había hecho", cuenta Lindsay, quien se sometió a dos cirugías para remover estos crecimientos en sus glándulas adrenales.

Desde que se sometió a su cirugía final en el 2012, Lindsay ha recobrado su fuerza. Si bien aún tiene que tomar medicamentos, ya no está en cama. Lindsay disfruta caminatas largas y poder compartir su milagrosa historia con otras personas. Lindsay motiva a otros pacientes que padecen de enfermedades poco comunes a salir adelante.

"Es una hermosa bendición poder vivir mi vida otra vez y usar lo que yo he aprendido para ayudar a otros", concluye.