El médico internista y de urgencias, fundador de la Veggie Power Summit, habla de la diabetes, las enfermedades cardíacas y el colesterol, además de dar tips para prevenirlos.
Anuncio

Los números no mienten: la obesidad tanto en adultos como en menores de edad va en aumento en este país, particularmente entre la población hispana. Ello conduce a tres grandes males que aquejan a nuestra comunidad: la diabetes, el colesterol y las enfermedades cardíacas.

"Es un nuevo paradigma de salud, que hace 20-30 años no lo sabíamos explicar. [Es] que todas estas enfermedades están interconectadas", explica el doctor Mauricio González, internista y médico de emergencia, que es además el fundador de la Veggie Power Summit.

"Hoy sabemos que el estilo de vida es quizás uno de los factores más fuertes para esto", señala. "Si logramos mejorar nuestra actividad física y reducir la ingesta calórica y la obesidad podemos tener grandísimos beneficios [en] la salud pública".

Según estudios dados a conocer por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y Trust for America's Health (TFAH) divulgado en en 2020, nuestro país batió récords con un índice de obesidad del 42,4%.

Las cifras aún son ligeramente peores en la comunidad hispana. Así, mientras que el índice de obesidad entre la población en general es del 19%, en el caso de los menores hispanos roza el 26%, según el mismo estudio.

"El mensaje es comer más fibra, comer más frutas, verduras, cereales integrales, mantener un peso adecuado y tratar de mantener ese peso adecuado a través de toda nuestra vida", acota González. "El primer gran paso [para rebajar] es psicológico. En la comunidad hispana tendemos a sentir culpa. Pensamos ¿qué hice mal?. No han hecho nada mal. Es un problema social. Todos somos culpables".

El doctor González aboga por una alimentación sana y balanceada con abundantes frutas y vegetales. En sus redes ofrece muy buenas recetas, ¡mira!

"[Hay] que pensar que hay dos grandes cosas que pueden hacer: tratar poco a poco de modificar la calidad alimentarias. Poco a poco ir eliminando los [alimentos] ultraprocesados que entran a la casa [en] un esfuerzo concertado: tienen que ser todos [los integrantes de la familia]", resalta el experto de salud como recomendación número uno.

"Si ya hay un problema de obesidad, lo más importante que se tiene que saber es que tienen que ir con un profesional [de la salud] para que les ayude", advierte en su segundo tip. "Llevar una vida más activa: ver esto como un seguro de vida, no como un castigo divino por haber comido mal tanto tiempo. Decir: 'Quiero hacer esto por mi familia, porque es un seguro de vida'".