El actor Billy Porter de la serie Pose habla de su diagnóstico de VIH hace 14 años y su salud hoy en día. "La verdad es sanadora", asegura.

Por Lena Hansen
Mayo 19, 2021
Anuncio

Billy Porter habló sobre su salud tras ser diagnosticado con VIH hace 14 años. La estrella de la serie Pose de FX reveló a The Hollywood Reporter que fue diagnosticado con VIH en el 2007, año que llama "el peor" de su vida. El actor de 51 años asegura hoy sentirse muy bien y habló sobre cómo esta noticia cambió su vida.

Ese mismo año también fue diagnosticado con diabetes tipo 2 y firmó los papeles de una bancarrota. Sin duda fue una etapa muy difícil. Según él, "la vergüenza" que sintió lo silenció y por eso es la primera vez que habla públicamente sobre ser VIH positivo.

"Ser VIH positivo de donde yo vengo, creciendo dentro de la iglesia pentecostal en una familia muy religiosa, era un castigo de Dios", revela. Según él, muchas personas de su círculo íntimo conocían su diagnóstico, excepto su madre, a quien se lo ocultó.

Billy Porter
Credit: (Jeff Neira/ABC via Getty Images)

"Yo estaba tratando de tener una vida y una carrera, y no estaba seguro de que podría lograrlo si las personas equivocadas se enteraban", dijo. "Esta sería una nueva manera que la gente tendría para discriminarme dentro de una profesión que ya era muy discriminatoria". Durante la cuarentena de la pandemia, Porter confiesa que pudo reflexionar mucho.

En la serie Pose de FX hace el personaje de Pray Tell, quien es VIH-positivo. Si bien ganó un Emmy en el 2019 por este rol, muchos de sus colegas en el set no sabían que Porter había sido diagnosticado con este virus. El personaje fue catártico para el actor.

Billy Porter
Credit: (Jamie McCarthy/Getty Images)

Porter dice que va al doctor cada tres meses. "Me siento más saludable que nunca", asegura. Interpretar a Pray Tell en la serie lo motivó a contarle a su madre y al resto del elenco de la serie sobre su diagnóstico. "La verdad es sanadora", admite el actor, quien quiere volver a sentir paz y alegría, a vivir sin miedos ni secretos. "Espero que esto me libere".

Contar su historia ha sido la mejor decisión. "Ya no siento miedo", asegura. "Se lo dije a mi madre, ese era el mayor obstáculo para mí. No me importa lo que diga nadie más".