Estudios clínicos confirmarían que la vacuna es segura, a pesar de que naciones europeas suspendieran su uso alegando que podría causar coágulos; podrían aprobar su uso en EEUU.

Anuncio

La vacuna de AstraZeneca's contra la COVID-19 tiene una efectividad del 79 % contra dicho mal y es cien por ciento segura en contra de casos graves que pudieran resultar en una hospitalización. Así lo dieron a conocer este lunes fuentes de la empresa citando estudios clínicos realizados en Estados Unidos y a solo días de que varias naciones europeas suspendieran temporalmente su uso ante reportes de que podría causar coágulos sanguíneos.

Los resultados emergen de la tercera fase de pruebas en la que participaron 32,449 adultos de distintas edades y que recibieron dos inyecciones -ya sea de la vacuna o de un placebo- en un período de cuatro semanas. Dichas personas "toleraron de manera satisfactoria" y "no tuvieron" preocupaciones sobre su salud" tras ser inoculados, según se dijo en un comunicado citado por People.

"Estos resultados se suman al cuerpo de evidencia de que la vacuna es tolerada de manera satisfactoria y con una alta eficacia contra todos los grados de severidad de COVID-19 a través de todas las edades", aseguró Mene Pangalos, Vicepresidente ejecutivo de BioPharmaceuticals R&D. "Confiamos en que la vacuna jugará un rol importante en la protección de millones de personas en todo el mundo contra este virus letal".

En las próximas semanas se espera que la farmacéutica envíe esta información a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA) para solicitar que su uso sea aprobado. La vacuna de AstraZeneca se está empleando en la lucha contra la pandemia en múltiples países, sin embargo, Estados Unidos aún no ha aprobado su uso.

AstraZeneca Vacuna
Credit: Getty Images

El pasado 18 de marzo Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca anunció que la administración del presidente Joe Biden enviará 2.5 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca a México y 1.5 millones más a Canadá en un gesto de buena voluntad con sus vecinos y donde viven cientos de miles de ciudadanos norteamericanos.

"Aún no se han finalizado [los detalles] pero esa es nuestra intención", proclamó Psaki en palabras citadas por la agencia Reuters. "El asegurarnos de que nuestros vecinos puedan contener al virus …es una misión crítica para poder poner fin a la pandemia".