Un nuevo estudio asegura que alrededor de 1,000 millones de personas entre los 12 a 34 años se ponen en riesgo de dañar su sistema auditivo cuando escuchan sus dispositivos electrónicos por largo tiempo y a un volumen alto.
Anuncio

Unos 1,000 millones de adolescentes y adultos jóvenes de todo el mundo actualmente escuchan música, series o películas con audífonos por demasiado tiempo y con el volumen a niveles excesivos, lo que puede repercutir negativamente en su sistema auditivo, según nuevo estudio publicado por BMJ Global Health.

De acuerdo al informe, hay peligro de que los afectados pierdan de audición en un momento de su vida como resultado de sus malas prácticas para escuchar aparatos electrónicos.

"La exposición a prácticas de escucha inseguras por el uso voluntario de aparatos PLDs [Dispositivos Lógicos Programables] y la asistencia a centros de entretenimiento es altamente prevalente en adolescentes y adultos jóvenes", revela el estudio, de acuerdo a People. "Se estima que 670 millones a 1,350 millones de adolescentes y adultos jóvenes alrededor del mundo, pueden estar en riesgo a la pérdida de la audición por exposición a prácticas de escucha inseguras. Hay una necesidad urgente que los gobiernos, la industria y la sociedad civil, priorice la prevención de la pérdida de la audición, promoviendo prácticas seguras".

World Music Day In Kolkata
Listening devices
| Credit: Photo by Indranil Aditya/NurPhoto via Getty Images

De acuerdo a la autora del estudio, la consultora para la Organización Mundial de la Salud Lauren Dillard, la pérdida de audición se produce cuando las células sensoriales y las estructuras del oído se fatigan tras la exposición a demasiado sonido, explicó a CNN.

El daño, según un doctor de la Universidad Médica de Carolina del Sur, puede ser permanente y desarrollar otras condiciones. Pero esto es evitable y la solución es realmente simple.

Dillard recomienda escuchar música con menos volumen y por espacios cortos de tiempo. "La música es un regalo que se debe escuchar de por vida", opinó el educador De Wet Swanepoel, profesor de audiología de la Universidad de Pretoria, en África del Sur.

"El mensaje es disfrutar de la música de una manera segura".