placeholder
February 02, 2017 10:16 AM

Veinte años antes de que fuera secuestrado y ejecutado, el sacerdote católico René Robert firmó una carta en la que pedía que en caso de morir asesinado, el responsable no fuera condenado a muerte.

“Solicito que la persona declarada culpable de homicidio por mi muerte no esté sujeta ni puesta en peligro de la pena de muerte bajo ninguna circunstancia”, escribió el religioso en 1995 en el documento.

Ahora sus superiores en la Iglesia católica han recurrido a la última voluntad de Robert para salvar la vida del hombre condenado por su asesinato el pasado abril en un bosque del estado de Georgia.

Las autoridades inculparon de la muerte del sacerdote de San Agustín, FL, a un expreso al que aparentemente había estado ayudando a enderezar su vida.

Según la fiscalía, Steven Murray fue quien secuestró al padre Robert tras pedirle que lo llevara hasta Jacksonville, FL, y acabó asesinándolo.

El acusado, quien tiene un historial criminal y de drogadicción, aseguró en declaraciones a un periódico local de San Agustín que no tenía planeado asesinar al sacerdote de 71 años cuando lo secuestró. “Me asusté y le maté”, confesó.

 

Aiken County Sheriff's Office via AP

La fiscalía del distrito judicial de Augusta, GA, está pidiendo la pena de muerte para el acusado por considerar que su crimen fue “escandaloso, desgraciadamente vil, horrible o inhumano”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El obispo de San Agustín, Felipe Estévez, se entrevistó con la fiscalía para pedirle que se cumpla la voluntad del sacerdote retirando la solicitud de pena capital en caso de que Murray sea encontrado culpable.

“Los deseos de la víctima deberían ser respetados y ser tenidos en cuenta a la hora de adoptar una decisión”, agregó.

Más de 7,400 personas han firmado una petición solicitando que se cumpla la voluntad expresada por el sacerdote en el documento, que fue encontrado en su archivo personal.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST