Don Giuseppe Berardelli, un sacerdote de Bérgamo, Italia, murió tras cederle su respirador a los más necesitados. Los detalles de la noticia.

Por Mayra Mangal
Marzo 24, 2020
Anuncio

La pandemia del coronavirusestá llena de historias que tocan al corazón. Pero ninguna como la de Don Giuseppe Berardelli, un sacerdote italiano de 72 años que prácticamente prefirió morir para salvar a otros al ceder el ventilador que le correspondía para que lo usaran en un joven paciente infectado por COVID-19.

Enfrentando un dilema de vida o muerte, el pasado 15 de marzo el sacerdote católico de 72 años y residente en Bérgamo, Italia, decidió ceder su ventilador para salvar la vida de un joven que al igual que él, precisaba de la ayuda del aparato para respirar. Su fallecimiento ocurrió en el hospital de Lovere.

De acuerdo al diario local Araberara los fieles de la parroquia de Berardelli le habían comprado el ventilador porque él padecía de una condición respiratoria desde hacía un tiempo. “Estoy profundamente conmovido por el hecho de que el presbítero de Casnigo, Don Giuseppe Berardelli, haya renunciado voluntariamente a un ventilador que la comunidad le había comprado, para dárselo a alguien más joven que él”, aseguró al respecto un enfermero de la casa hogar San Giuseppe di Casnigo.

John Stone, un sacerdote jesuita, compartió la noticia por Twitter  y ésta se ha regado como la pólvora, con cientos de comentarios alabando la buena acción de Berardelli:

Berardelli ejerció como sacerdote durante 47 años y actualmente estaba afiliado a Arzobispado de Casnigo, en la Diócesis de Bérgamo, al norte de Italia.

Dicha región ha sido duramente golpeada por la epidemia de COVID-19. El total, Italia suma ya 6,820 muertes por el mal respiratorio. Durante el mes de febrero la epidemia fue tal que dicha nación latina se conviritió en el epicentro del contagio, sustiyendo a China, país donde emergió el brote epidemiológico en diciembre pasado.