Los famosos no se han librado de la enorme furia con que el huracán Irma ha atravesado el Caribe y la Florida.

Por Redacción People en Español
Septiembre 11, 2017
Anuncio

La furia que ha descargado el huracán Irma a lo largo de su paso por el Caribe y la Florida ha dejado una estela de destrucción de la que no se han salvado ni las celebridades, que han visto como sus negocios y propiedades no han podido resistir los embates del poderoso ciclón.

Uno de los que parece haber sufrido una mayor pérdida es el actor Robert De Niro, quien es dueño junto con el millonario australiano James Packerel ex de Mariah Carey— de un lujoso complejo turístico en la isla de Barbuda, que ha quedado literalmente arrasado.

No queda claro por el momento la magnitud de los daños que se han registrado en el Paradise Nobu Resort, que adquirieron el actor y su socio el año pasado, pero se presume que deben ser extensos si se tiene en cuenta que las autoridades de la pequeña isla caribeña calculan que el 95 por ciento de los inmuebles han resultado afectados por los vientos de hasta 180 millas que la golpearon.

“Nos entristece profundamente la devastación causada por el huracán Irma en Barbuda y esperamos colaborar con el equipo del Paradise Nobu Resort, el Consejo de Barbuda, GOAB y toda la comunidad de Barbuda en la reconstrucción exitosa de lo que la naturaleza nos ha quitado”, dijo el protagonista de Taxi Driver, según el sitio web Dateline.

La revista Forbes informó el año pasado que la propiedad de 251 acres se encontraba en medio de una extensa renovación que incluía la creación de un casino, un museo y un santuario para animales, que se unirían a la marina y el aeropuerto con los que cuenta el complejo.

Quien tampoco se ha librado de la furia de Irma fue la propiedad del multimillonario británico Richard Branson en las Islas Vírgenes Británicas, otro de los pequeños territorios caribeños en los que casi nada queda en pie.

El dueño de las empresas Virgin ha compartido en las redes imágenes de cómo ha quedado su preciosa residencia en la isla Necker, de la que es propietario y en la que tuvo de invitados a los Obama después de que el expresidente dejara la Casa Blanca el pasado enero.

“Muchos de los edificios y la vegetación en Necker han quedado destrozados o muy dañados”, contó Branson junto con un video que colgó en Instagram. “Pero la historia del huracán Irma en las Islas Vírgenes Británicas no es la de Necker, es la de las decenas de miles de personas que han perdido sus casas y su sustento”.

También la familia política de Pippa Middleton está haciendo hoy un recuento de los daños a su lujoso complejo turístico Eden Rock en la isla de St. Barts, que es considerado uno de los mejores del Caribe.

Jane y David Mathews, los suegros de la hermana de Kate Middleton, adquirieron el establecimiento en una zona privilegiada de ese territorio de soberanía francesa en 1995.

“El huracán Irma ha causado un daño significativo en la isla de St. Barts. Afortunadamente el personal del Eden Rock está a salvo”, dijo un portavoz del hotel. “Tenemos un equipo muy resistente en el lugar, que ya ha empezado el proceso de reparación”.

Muy poco se sabe de la lujosa propiedad del presidente Donald Trump en la isla de St. Martin, en la que también los daños son masivos y gente desesperada ha asaltado los comercios buscando alimentos y agua.

Otros famosos que tienen propiedades a lo largo de la trayectoria que siguió Irma en el Caribe son, entre otros, Oprah Winfrey, que tiene una casa en la isla de Antigua; y el actor Johnny Depp, quien tiene su propia isla en las Bahamas. Por ahora no se sabe la extensión de los daños que han podido sufrir.