¡Qué susto! Esto le sucedió a un buen hombre por detenerse a ayudar a la víctima de un accidente en North Carolina.

Anuncio

Markell Hancox , un mujer de Chesapeake, Virginia, robó el auto de la persona que se detuvo a socorrerla después de sufrir un accidente de tráfico. ¡La sorpresa que encontró al subirse al carro fue que los cinco hijos del buen samaritano estaban sentados en el asiento trasero!

Todo sucedió cuando el papá de los niños vio que en la carretera por la que circulaba varios autos sufrían una colisión múltiple, apuntó en un comunicado la oficina del jefe de policía del condado de Currituck.

El accidente sucedió el tres de octubre, poco después del mediodía en Grandy, North Carolina, recalcó la oficina del sheriff. "Un ciudadano se detuvo para ayudar, después de ser testigo de la colisión. Se acercó a la escena del accidente y salió de su auto para ver cómo se encontraban las víctimas".

Markell Hancox
Credit: Currituck County Sheriff Office

Tan pronto salió de su van, Hancox "saltó hasta el asiento del conductor y robó la camioneta con los cincos niños dentro". Manejó hacia el norte por la Caratoke Highway antes de detenerse en el parking de un Hop Inn. Allí se detuvo, abandonó el automóvil y salió a la fuga: "salió del auto y escapó corriendo", reconoció la oficina de policía arriba mencionada.

Pero no llegó muy lejos en su huída y pronto fue detenida por los agentes de policía de Currituck. Los niños fueron encontrados dentro del auto, agitados y nerviosos, pero en perfectas condiciones: "los niños estaban extremadamente nerviosos, pero no resultaron heridos".

Hancox está ahora acusada con cinco cargos por secuestro en segundo grado, abandono de la escena del accidente y robo de un vehículo.