El dueño de un restaurante fue el primero en reconocer a la mujer que puso tras las rejas al asesino en serie de Tampa. Ahora se espera que otros sigan su ejemplo.

Por Celeste Rodas de Juárez
Diciembre 01, 2017
Anuncio

Aunque originalmente se había ofrecido la suma de $110,000 a la persona que diera cualquier dato que condujera a la captura del asesino en serie de Tampa —cifra que se reuniría de varios donantes, entre ellos Crime Stoppers— hasta ahora solo uno de ellos ha cumplido su palabra.

Se trata de Richard Gonzmart, quien es dueño de un restaurante a seis cuadras de distancia de donde ocurrieron los crímenes que tuvieron a esta ciudad aterrorizada recientemente. Ayer, él cumplió su promesa y llevó personalmente los $9,000 al restaurante McDonalds donde trabaja Delonda Walker y que fue el punto en donde denunció a su empleado, Howell Donaldson III, luego de que él le pidiera que lo ayudara a esconder una bolsa en la que encontró ese revólver.

A medida que el asesino en serie de Tampa fue cobrando más víctimas, varias entidades y personas ofrecieron diferentes sumas para agilizar que se capturara a ese criminal. Crime Stoppers ofreció $ 5,000, las autoridades dijeron que darían $80,000, el grupo comunitario Rise Tampa ofreció $6,000 y $ 10,000 la Fundación David Straz Jr., mientras que Gonzmart dijo que daría $9,000.

Sin embargo, pocas horas después de la captura de Donaldson gracias a la valentía de Walker, Crime Stoppers había dicho que no daría la recompensa pues ella no cumplió con su requisito de llamarlos directamente con la pista, sino que acudió a la policía.

La comunidad reaccionó airada ante esa información, entre ellos Gonzmart, quien declaró a las cámaras de ABC Action News que había escuchado que no le querían pagar, pero que él estaba allí (en McDonalds) para cumplir con su palabra.

Tras difundirse la noticia de su prontitud para honrar su promesa, la policía de Tampa dijo hoy en una conferencia de prensa que todas las demás partes, incluido Crime Stoppers, harán lo mismo.

Walker, quien no ha dejado que se le fotografíe ni ha concedido ninguna entrevista, recibió al generoso empresario, pero fuera de cámaras. Al terminar su encuentro, Gonzmart salió muy emocionado. “Requirió mucho valor de ella llamar a la policía de Tampa. Y no creo que lo haya hecho por la recompensa, eso es lo que la hace aún más especial todavía”, dijo con la voz entrecortada. “Ella no se ve a sí misma como una heroína. Pero es una heroína para mí”.