El hombre identificado como Jovan Collazo, de 23 años, aparentemente quería regresar a su casa en Nueva Jersey tras tres semanas de adiestramiento en Fort Jackson, SC.

Por Isis Sauceda
Mayo 07, 2021
Anuncio

Un recluta del Ejército estadounidense que se encontraba en un campo de adiestramiento en Carolina del Sur está tras las rejas luego de secuestrar a punta de rifle un autobús escolar con 18 niños adentro.

Las autoridades identificaron a Jovan Collazo, de 23 años, como responsable del incidente ocurrido la mañana del jueves.

De acuerdo a medios locales, Collazo deseaba desesperadamente abandonar la base militar Fort Jackson para volver a casa en Nueva Jersey. Luego de varios intentos fallidos por conseguir un aventón en la autopista 77, el joven se montó inesperadamente en el autobús que se había detenido en un cruce cercano para recoger a varios estudiantes de la escuela primaria Forest Lake Elementary, informó la oficina del sheriff del Condado de Richland.

Vestido con su uniforme militar y un rifle M-4 en mano, Collazo ordenó al chofer poner el autobús en marcha.

"Le dijo al chofer que no quería lastimar a nade. Quería que [el chofer] lo llevara al pueblo vecino", informó el sheriff Leon Lott en una conferencia de prensa. "[Fue] una situación aterradora".

Algunos de los menores secuestrados llamaron con sus celulares a sus padres para alertarles de la situación, al tiempo que un padre detuvo a un alguacil del sheriff en la calle para denunciar que un hombre armado se había llevado el bus en el que viajaba su hijo, según el canal local WYFF, la afiliada local de NBC.

Jovan Collazo School Bus Hijacked, Columbia, United States - 06 May 2021
Jovan Collazo
| Credit: Uncredited/AP/Shutterstock

Frustrado por la situación y tras alrededor de seis minutos de viaje, el recluta hizo abandonar el vehículo al chofer y a los 18 niños que iban a bordo, reportó el periódico Army Times. Siguió solo conduciendo el bus varias millas hasta que lo abandonó, con el rifle dentro, para salir en busca de ropa de civil en el vecindario cercano. Momentos más tarde fue arrestado.

Collazo abandonó las instalaciones portando su uniforme a eso de las 7 a.m. armado con un rifle sin municiones cuando su unidad se disponía a asearse para desayunar tras la sesión matutina de adiestramiento, dijo la portavoz de la base, Leslie Sully, según Army Times. Agregó que el joven quría regresar a casa en Nueva Jersey.

Sully confirmó que los reclutas reciben rifles durante su adiestramiento, pero que no se les entrega munición hasta que se confirma su habilidad para portar el arma. Collazo se encontraba en su tercera semana de adiestramiento, que había empezado el mes pasado.

El máximo responsable de Fort Jackson, el general de brigada Milton H. Beagle, pidió disculpas en una comparecencia de prensa a la comunidad por lo sucedido y asumió la responsabilidad de que un recluta hubiera podido abandonar la base sin hacer saltar las alarmas.

Tanto el departamento del sheriff del condado, como las autoridades de la base militar, investigan el caso. Collazo enfrenta 19 cargos, incluidos secuestro, posesión de armas y robo.