Reagan Simmons Hancock tenía siete meses de embarazo cuando la mataron a puñaladas y le arrancaron a su bebé del vientre. Su amiga fue acusada del brutal crimen.
Anuncio

Taylor Rene Parker, de 29 años, fue acusada de matar a su amiga embarazada para robarle a su bebé por nacer, reporta PEOPLE. Su juicio está en desarrollo en New Boston.

Parker fue arrestada en Oklahoma en el 2020 y se declaró no culpable de asesinato y secuestro. La mujer fue acusada de secuestrar a su amiga Reagan Simmons Hancock, de 21 años, y matarla. La joven embarazada fue encontrada muerta en su casa en New Boston la mañana del 9 de octubre del 2020, después de que la policía recibiera una llamada al 911.

Simmons Hancock tenía unos siete meses y medio de embarazo cuando le arrancaron a su bebé del vientre. Parker estaba manejando a exceso de velocidad y fue detenida por un patrullero del estado de Texas después de presuntamente agredir a su amiga y llevarse a su bebé.

Parker supuestamente le dijo al oficial que ella había dado a luz en la carreta y que el bebé no estaba respirando. Parker y el bebé fueron llevados en ambulancia a un hospital en Oklahoma. El personal médico comenzó a sospechar que algo andaba mal cuando Parker se rehusó a que la revisaran los médicos. El bebé murió en el hospital.

Taylor Rene Parker, Regan Michelle Simmons-Hancock
Taylor Rene Parker, Regan Michelle Simmons-Hancock
| Credit: AP/Shutterstock; Facebook

Las autoridades revelaron en la corte que Simmons Hancock fue apuñalada y cortada más de 100 veces. A la joven embarazada le rompieron el cráneo con un martillo y luego usaron un bisturí para sacar a su bebé del vientre. Parker también enfrenta cargos por la muerte del bebé.

Según la fiscalía, Parker mintió durante 10 meses, fingiendo estar embarazada para que su novio no la dejara. La mujer supuestamente se disfrazó para parecer embarazada y mostró ultrasonidos falsos. Hasta tuvo una fiesta para revelar el sexo de su bebé y hizo publicaciones falsas sobre su embarazo en las redes sociales.

Después de atacar a Simmons Hancock, Parker dejó a la mujer moribunda en la casa sola con su hija de tres años. Según la fiscalía todo lo que Parker quería era que su novio no la dejara. Cuando el oficial la detuvo en el auto, se puso la placenta de su amiga entre las piernas para fingir que había dado a luz en la carretera.

Si es encontrada culpable, Parker podría ser sentenciada a la pena de muerte.