George Holliday fue el que grabó la paliza que cuatro policías le propinaron al afroamericano Rodney King.

Por Redacción People en Español
Mayo 25, 2017
Anuncio

Fue en 1991 frente a su casa al norte de Los Ángeles —en el mismo lugar donde se rodó la escena de Terminator en queArnold Schwarzenegger le quitó la ropa a un pandillero— que George Holliday grabó con su cámara de 8 milímetros la tremenda golpiza que unos agentes de la policía le dieron a Rodney King, un afroamericano que se convirtió en símbolo del enfrentamiento racial en Estados Unidos.

Fue en la madrugada cuando el sonido de un helicóptero despertó a Holliday; se levantó y comenzó a grabar el video en cuanto vio a la policía. En ese preciso instante, sin saberlo, se convirtió en el primer hombre en evidenciar la brutalidad de la policía contra los negros. “En ese momento pensé: ‘¿Qué habrá hecho este tipo para merecer eso' ”, dijo Holliday al diario El País.

King iba borracho cuando fue detenido por cuatro policías que lo sacaron del vehículo, le dispararon con una pistola eléctrica y le propinaron una paliza.

Días después de que pasaran los hechos, Holliday decidió llamar a la comisaría. Al no obtener una respuesta positiva, llamó a la televisora local de Los Ángeles KTLA, donde sí transmitieron la grabación. “El teléfono explotó. Todo el mundo quería una entrevista y una copia de la cinta”, contó Holliday, quien habla español porteño, pues vivió con sus padres durante años en Argentina. “Tuve que desconectar el teléfono”.

Cuatro oficiales blancos fueron a juicio por la agresión; sin embargo, el 29 de abril de 1992 fueron absueltos por un jurado compuesto por ciudadanos blancos. Esa tarde empezaron los disturbios al sur de Los Ángeles que tuvieron un saldo de 55 muertos, más de 2,000 personas heridas y varias zonas de la ciudad reducidas a cenizas.

Un día cualquiera, cuando cargaba gasolina alguien le gritó. “Eh, George Holliday, ¿sabes quién soy?”, contó Holliday quien no reconoció a Rodney King en ese momento. “Me dijo: ‘Usted me salvó la vida'. No supe qué decir. Nos dimos la mano y nos dijimos adiós”.

En un proceso legal posterior al veredicto de absolución para los policías, King interpuso una demanda civil contra la Ciudad de Los Ángeles y terminó recibiendo una compensación millonaria.

King falleció diez años después: su cuerpo fue encontrado en la piscina de su casa. Décadas después de los disturbios, King estuvo detenido por delitos relacionados con manejar bajo los efectos de droga y alcohol, y por violencia doméstica.