placeholder
December 28, 2017 03:12 PM

En el 2015 la venta de la llamada “casa más cara del mundo” causó sensación por los fastuosos detalles de la mansión de 57 acres, así como por el misterio que rodeaba su venta: su comprador se mantuvo en total anonimato.

Este fin de semana The New York Times reveló que el comprador del “Chateau Louis XIV”, que la revista Fortune ha descrito como “la casa más cara del mundo”, fue el príncipe heredero del trono saudí Mohammed Bin Salman.

 El monarca que enfrenta una fuerte campaña contra la corrupción en su país pagó $300 millones por esa mansión francesa cercana al Palacio de Versalles y que fue construida con estilo similar a ese complejo monárquico del siglo XVII. Sin embargo el interior de esta fastuosa propiedad tiene interiores muy modernos con luces, clima y fuentes que se pueden controlar con un teléfono inteligente, así como una sala de cine y una bodega de vinos.

Instagram de luxaticinc

Esta compra es solo una de varias rimbombantes adquisiciones de este magnate que incluyen un yate de $500 millones y una pintura de Leonardo da Vinci por $450 millones.

Facebook de Arum Xin

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

The New York Times dijo que la compra de esta propiedad fue ocultada por varias compañías ficticias en Francia y Luxemburgo, quienes finalmente fueron propiedad de Eight Investment Company, firma dirigida por el director de la fundación personal del príncipe.

Según reportó CNBC, Bin Salman lidera públicamente un impulso modernista en Arabia Saudita y ha cultivado con éxito una imagen como un reformador radical, preparado para erradicar la corrupción. Sin embargo, la revelación de que sea el dueño de esta enorme propiedad “podría causar acusaciones de hipocresía ya que actualmente exige que la elite de Arabia Saudí adopte un estilo de vida menos pródigo”.

You May Like

EDIT POST