La clamidia es una enfermedad sexual que ataca de manera silenciosa por ello es necesario tener una serie de precauciones y saber cómo puede combatirse.

Por Carolina Amézquita Pino
Diciembre 25, 2019
Anuncio

La clamidia es una enfermedad de tipo venérea producida por una bacteria de nombre Chlamydia trachomatis; la cual, afecta tanto a mujeres como a hombres. Se transmite a través de las secreciones sexuales como el esperma (semen), el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales.

En el caso de las féminas, la afectación se puede llevar a cabo en el cuello del útero, el recto o la garganta. Mientras tanto, es varones se produce el interior del pene, el recto y la garganta.

El contagio ocurre durante el sexo oral, vaginal o anal con alguien que tiene la infección. Como es un padecimiento que no presenta síntomas inmediatos, el enfermo puede tardar semanas en detectarlo.

La clamidia es más propensa a producirse en en personas jóvenes, particularmente mujeres. Si la clamidia no se trata a tiempo tiene consecuencias muy graves en el caso de estas, pues puede causar infertilidad ya que daña el útero y las trompas de Falopio, además de la uretra.

Los síntomas en las mujeres son: flujo vaginal espeso y con fuerte olor, ardor al orinal, dolor para mantener relaciones sexuales y si la infección es severa, puede generar dolor abdominal y fiebre. Cuando se trata de los varones pueden presentar secreción en el pene, ardor al orinar, picazón e incluso inflamación de los testículos. Si la enfermedad está en recto puede haber sangrado y dolor en ambos géneros.

Su diagnóstico requiere diversas pruebas de laboratorios que se realizan con análisis de orina; sin embargo, en el caso de las féminas, en ocasiones se utiliza un hisopo de algodón para obtener una muestra directamente de la vagina.

Las mujeres embarazadas que han contraído esta enfermedad puede transmitirla al bebé durante el parto.

Para prevenir el contagio se sugiere el uso de condón y barreras de látex bucales. Cuando se detecta a tiempo, el tratamiento es a base de antibióticos como la doxiciclina y ceftriaxona. Sin embargo, no podrán revertir ningún daño que la enfermedad ya haya causado.