Más de 250,000 residentes permanecían "Sin agua. Sin luz. Sin nada" hasta este miércoles tras los intensos terremotos que han sacudido a la isla consecutivamente.

Por Mayra Mangal
Enero 08, 2020
Anuncio

“Son agua. Sin luz. Sin nada”, así se han declarado algunos residentes de Puerto Rico tras la serie de fuertes sismos que han sacudido a la isla, el último de ellos ocurrido este martes y que dejó por lo menos una persona muerta y múltiples heridos.

Según medios locales decenas de personas prefirieron dormir a la intemperie luego del último terremoto, ocurrido hacia las 6:30 a.m. y que alcanzó los 6.4 grados. El sismo fe uno de más de 500 movimientos telúricos que han sacudido al territorio en los últimos 10 días.

A consecuencia de ello más de 300 viviendas han resultado con “daños mayores”, según informaron autoridades locales y se vio interrumpido el servicio de electricidad en miles de hogares de la isla en la que viven aproximadamente tres millones de personas.

“El día de ayer, en las primeras 24 horas, logramos restablecer cerca del 75% del servicio [eléctrico]”, explicó este miércoles Elí Díaz Atienza, presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados al diario local El Nuevo Día. “El resultado neto es que tenemos 250,000 aproximadamente sin servicio, que es un 20% [del número de consumidores]”.

Pero para algunos residentes, como Lupita Martínez, la situación es mucho más apremiante. “No hay electricidad. No hay agua. No hay nada. Esto es horrible”, exclamó la mujer de 80 años a la agencia Associated Press mientras ella y su marido permanecían en un lote de autos.

“Todo Puerto Rico se ha visto devastado por este terremoto”, exclamó por su parte Wanda Vázquez, gobernadora de Puerto Rico, quien declaró estado de emergencia en la isla y ordenó el despliegue de la guarda civil, asegurando que por lo menos 1,000 empleados gubernamentales permanecen en albergues del sureste de la isla.
“Estamos viviendo una crisis peor que con el huracán María”, exclamó por su parte Santos Seda, alcalde del poblado de Guanica a USA Today. El poblado de unos 1,500 residentes está próximo al lugar del epicentro del más reciente sismo. Según relató el funcionario más de 200 personas tuvieron que ser reubicadas de un albergue cuya estructura se vio dañada por el nuevo sismo. Más de 700 hogares quedaron a punto del colapso en dicha localidad, sumándose a los aproximadamente 150 hogares que ya estaban dañados por los sismos anteriores.