Un 43% de los residentes en la isla están enfrentando un corte repentino en cupones alimenticios luego de que el Congreso no aprobara una extensión de ayuda.

By Mayra Mangal
March 26, 2019 03:21 PM

Un 43 por ciento de los residentes en Puerto Rico están enfrentando repentinos cortes en la ayuda que el gobierno federal les brinda por medio de cupones alimenticios luego de que el Congreso no aprobara un nuevo presupuesto para dicha ayuda. La crisis afecta a más de 1.3 millones de personas en la isla que aún se recupera de los estragos del huracán María que azotó en septiembre de 2017.

El Congreso aprobó un presupuesto especial para Puerto Rico tras el paso del temporal, pero en marzo entró en receso sin que se aprobara más dinero para dicha ayuda. La labor de los congresistas también se ha visto entorpecida por la administración del presidente Donald Trump que en privado ha protestado en contra de la ayuda llamándola “innecesaria”, según reporta el diario The Washington Post.

La última vez que el programa, conocido como Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP por sus siglas en inglés), quedó cubierto en su totalidad fue en enero del 2019. El Departamento de Agricultura de los Astados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) cuenta con un fondo de contingencia para este tipo de emergencias, pero según los cálculos éste no cubrirá por completo los beneficios.

El huracán María a su paso por Puerto Rico en septiembre de 2017:

Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Según dicha publicación durante una reunión del Departmento de Vivienda y Desarrollo Urbano realizada el 22 de febrero pasado en la Casa Blanca, Trump preguntó cuánto dinero se ha enviado hasta el momento a Puerto Rico, insistiendo que éste se estaba desviando de otros apoyos asuntos en Estados Unidos. Según un funcionario que habló en condición de anonimato,  dicha reunión terminó abruptamente con Trump diciendo que sólo se enviará dinero para fortalecer la infraestructura eléctrica de la isla. En privado, el presidente ha dicho que no aprobará ninguna ayuda adicional para Puerto Rico más allá de cupones de alimentos, según se afirmó.

Los recortes comenzaron de forma gradual cuando el gobierno de Puerto Rico redujo la ayuda en un 25 por ciento durante la primera semana del mes. Para el 12 de marzo 670,000 personas habían sido objeto de dichas reducciones. Los cupones se usan tanto para alimentos como para otros productos de primera necesidad como pañales para bebé.

El Congreso discutirá el asunto en breve, pero mientras tanto la falta de cupones afecta a quienes buscan comida y otros productos de primera necesidad. Las carencias de la población ponen al descubierto la precaria situación en la que viven los miles que aún dependen de dicha ayuda federal a casi dos años del azote del huracán.

 

 

 

 

 

Advertisement


EDIT POST