Una princesa emiratí y sus hijas fueron acusadas de esclavitud en Bélgica luego de que sus 23 sirvientas las denunciaran por maltratos.

By Carolina Amézquita Pino
May 25, 2017 06:13 PM

Las 23 mujeres que atendían todas las necesidades de la princesa emiratí Sheikha Handa al-Nahyan y sus siete hijas trabajaban en unas condiciones horrorosas.

Así lo contaron cuando, durante un viaje a Bruselas, Bélgica, las empleadas lograron escaparse de sus patronas y denunciar que eran víctimas de esclavitud. Sus acusaciones convencieron a las autoridades, que imputaron a la aristócrata de los Emiratos Árabes Unidos y sus hijas.

Ahora acaba de empezar el juicio para establecer su responsabilidad, informó el diario español El Mundo.

“Las princesas alquilaron durante años una planta completa de un famoso hotel de Bruselas. Siempre las acompañaba un séquito de más de 20 sirvientas que las acusan ahora de mantenerlas en condiciones cercanas a la esclavitud”, explicó al rotativo la representante de la organización belga Myrna, Patricia Le Cocq, que lucha contra el tráfico de personas.

De acuerdo con Le Cocq, las empleadas no contaban con permisos de trabajo y trabajaban todo el día recibiendo “presiones e insultos y se les privó de su pasaporte y de su libertad de movimiento”. Tampoco recibían ningún salario u otro tipo de remuneración económica por sus labores.

Kesha, en la corte suprema de Nueva York

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El abogada de los acusados, Stephen Monod, negó que sus clientes tuvieran ninguna responsabilidad. “Las trabajadoras no eran empleadas de las princesas sino de una empresa que ni siquiera está siendo juzgada”, apuntó.

El verídico del juicio podría saberse el próximo 23 de junio. De ser declaradas culpables, en el mejor de los casos las obligarían a pagar una multa y compensaciones a las víctimas, y en el peor podrían ir a prisión.

Advertisement


EDIT POST