Una anciana fallece en Nueva York después de que otra mujer le golpeara por no mantener la "distancia social", impuesta para evitar la propagación del Covid-19.

Por Nuria Domenech
Marzo 30, 2020
Anuncio

En la primera muerte por violencia debido al estrés de la población a causa del brote de coronavirus, una anciana falleció después de ser agredida por no mantener la distancia social recomendada para no propagar el temido Covid-19.

Janie Marshall de Williamsburg esperaba en un hospital de Brooklyn ayer domingo a que le atendieran por una obstrucción intestinal y murió debido a que otra paciente le golpeó porque, a su parecer, la abuelita no estaba guardando el alejamiento de 6 pies, distancia aconsejada entre las personas en estos locos tiempos que corren a causa del coronavirus.

La agresora, de 32 años, estaba esperando tratamiento psiquiátrico y propinó a la víctima un golpe en la cara después de saltar desde una cama próxima, según le contaron varias fuentes al New York Post. Eso hizo que la anciana se desplomara y recibiera un fuerte golpe en la cabeza al caer contra el suelo.

Mientras que a la agresora le sacaron inmediatamente del hospital por su mala conducta, procedieron a hacerle un escáner a la víctima que falleció antes de la prueba, a las 5:40 pm, por lesiones en la cabeza a causa de la brutal caída.

La atacante explicó que sus motivos para la pelea fue que la mujer “no guardaba la distancia reglamentaria de alejamiento de 6 pies”, pero después se supo que la violenta mujer tenía en su récord diecisiete arrestos previos, la mayoría por allanamiento.

Vecinos del edificio de la anciana fallecida describieron a la víctima como una mujer encantadora que siempre ayudaba a los demás, que vivía sola y no tenía hijos. “Siempre me preguntaba si podía hacer algo por mí”, dijo una de sus vecinas. Otra de las personas en su edificio, Efrain Gómez, describió a Marshall como una mujer muy amable y comentó que se veía muy joven para su edad.