Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho que confía en sus amuletos y estampas religiosas para detener el coronavirus, le restó importancia a la amenaza de contagio y pidió a sus compatriotas que salieran de casa. Hasta ahora se ha registrado 316 casos confirmados y dos muertes a causa de la pandemia, según las autoridades mexicanas. 

Por Leonela Taveras
Marzo 23, 2020
Anuncio

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, está en medio del ojo del huracán luego de que restara importancia al COVID-19 al afirmar que “las pandemias no nos harán nada” y llamar a la gente a "salir a comer" y seguir con "su vida normal".

En los últimos días, el mandatario mexicano ha sido duramente criticado por su comportamiento despreocupado y por acusar a los medios de comunicación y a sus opositores políticos de exagerar la situación

“No dejen de salir. Todavía estamos en la primera fase. Yo les voy a decir cuándo no salgan. Sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar, la economía popular... No hacemos nada bueno si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada”, dijo durante su visita a un restaurante en el estado de Oaxaca el domingo.

Una de las acciones más criticadas del mandatario mexicano ocurrió el miércoles pasado con la exhibición de su colección de amuletos de buena suerte, incluídos dos medallas católicas y un billete de dos dólares, a las que llama sus “guardaespaldas”.

Dijo que su "escudo protector"contra el brote es "la honestidad, no permitir la corrupción", además de "los amuletos y la oración".

"Detente enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo. Miren esto es lo que protege, esto es lo que me da la gente. Son mis guardaespaldas", aseguró el mandatario.

López Obrador también ha ignorado las recomendaciones de los organismos de salud de evitar contactos físicos con besos y abrazos, ya que en un evento en el que participó durante el fin de semana abrazó a sus seguidores e incluso a algunos niños presentes. 

La posición del presidente mexicano contrasta con el anuncio del cierre de museos, cines, teatros y eventos en iglesias a partir de este lunes decretado por las autoridades de la Ciudad de México ante la propagación del COVID-19.

⁠El número de casos de coronavirus en México subió a 316 confirmados y dos muertes, de acuerdo con la secretaría de Salud del país azteca.