Policía de NYPD persiguió a su esposa y a su amante, matando a su rival amoroso y luego quitándose la vida. Los detalles de la tragedia.
Anuncio

Un policía de Nueva York siguió a su esposa y al amante de ella a un hotel. Sean Armstead, de 36 años, mató al amante de su mujer y luego se quitó la vida, reporta The New York Post.

El policía —que iba a trabajar ese día en el Bronx— llamó enfermó para seguir a su esposa Alexandra Vanderheyden, de 35 años, y a su amante, Edward Wilkins, de 20 años. Los amantes manejaron en carros separados y se encontraron en un hotel La Quinta Inn, el domingo en la tarde.

Vanderheyden —quien contrató a Wilkins para que trabajara en su compañía de caminar perros— dejó su carro en otro lugar cerca del hotel y le pidió a su amante que la llevara en su carro. La mujer tenía miedo de que su esposo sospechara de su relación extramatrimonial y encontrara su auto estacionado en un hotel.

Los amantes se quedaron en el hotel varias horas antes de llegar a comer a un restaurante Golden Corral. Luego se fueron a Dave & Busters. Sobre las 10:45 p.m. regresaron al hotel. Entonces Wilkins la llevó a ella a recoger en su carro —pensando que su esposo ya estaba trabajando— y regresaron juntos al hotel.

Alexandra Vanderheyden y Sean Armstead
Alexandra Vanderheyden y Sean Armstead
| Credit: Facebook/Alexandra Vanderheyden

Vanderheyden le dijo a los investigadores que ella sospecha que su esposo la rastreó por su teléfono celular. El esposo, en un ataque de celos, siguió a Wilkins en la autopista NY-211, chocando su auto. Wilkins salió corriendo del carro y trató de escapar. Llegó al estacionamiento cerca de un restaurante Buffalo Wild Wings, donde el policía le disparó en la cabeza, según las autoridades.

Alexandra Vanderheyden y Sean Armstead
Alexandra Vanderheyden y Sean Armstead
| Credit: Facebook/Alexandra Vanderheyden

Luego el policía se suicidó con la misma pistola. Vanderheyden —quien los estaba siguiendo en el carro de ella— encontró los cadáveres de su esposo y de su amante en charcos de sangre.

Según fuentes, Wilkins comenzó a trabajar con Vanderheyden en su compañía de caminar perros y ahí surgió el romance. La mujer y el policía habían estado casados nueve años.