El conmovedor momento en que Fernanda Ballesteros, de 27 años, salió del hospital donde se debatía entre la vida y la muerte. Esto es lo primero que hizo al ser dada de alta.
Anuncio
Fernanda Ballesteros
Credit: Facebook//Chicago Police Department

Momentos conmovedores se vivieron este lunes en Chicago, Illinois, cuando la mujer policía Fernanda Ballesteros, de 27 años, fue dada de alta del University of Chicago Medical Center, donde se encontraba ingresada luego de recibir disparos en cabeza, cuello y hombros durante una parada de tráfico.

Montada en una silla de ruedas y usando una camiseta color marrón del CPD (Chicago Police Department, por sus siglas en inglés) con su apellido en la espalda, la mujer policía emergió del centro médico donde se debatía entre la vida y la muerte tras el ataque ocurrido el miércoles 1 de junio.

Empuñando un ramo de flores la mujer echó mano de sus fuerzas para levantarse de la silla de ruedas y abrazar a su compañero de trabajo, Carlos Yañez Jr., quien sobrevivió a un incidente similar en el que perdió la vida su compañera de las fuerzas del orden, Ella French, según indica CBS Chicago.

"Gracias al oficial Yang mi compañero que me defendió y que me llevó a un lugar seguro estaré por siempre agradecida por su pronta actuación y respuesta inmediata. Tú fuiste mi ángel de la guarda esa noche", exclamó en un mensaje que grabó en video desde su cama de hospital con un parche visible al costado de la cabeza.

Ballesteros resultó herida cuando junto con su compañero de turno intentó parar a unos sujetos que viajaban a bordo de un vehículo. De acuerdo con el superintendente de la policía David Brown, ballesteros iba conduciendo una patrulla cuando los sujetos bajaron la velocidad, luego aceleraron y empezaron a disparar, según informa FOX-32, en Chicago.

Fernanda Ballesteros
Credit: Facebook//Chicago Police Department

Al ver que Ballesteros estaba herida su compañero la llevó al hospital donde fue ingresada. Para el sábado había sido turnada a terapia intensiva.

"Está bien, dando señales de progreso", informó entonces Alejandro Ballesteros, hermano de la oficial y quien también se desempeña en las fuerzas del orden. Está caminando, hablando; se encuentra positiva y optimista".

Ballesteros se unió al las fuerzas del orden hace tres años, según informa dicha fuente. La CPD sigue investigando para dar con los responsables del ataque.