Un hombre asegura que puso el dinero de una apuesta y le pidió a su amiga que apretara el botón de su máquina tragamonedas, pero cuando ganaron el premio de $100,000, según el casino, ella se convirtió en la dueña del botín que no compartió.

By Celeste Rodas de Juárez
April 07, 2017 07:34 PM

Si dos amigos van a un casino y uno de ellos pone el dinero en una máquina tragamonedas pero el otro presiona el botón, ¿de quién es el dinero si les sale el premio mayor? Eso es lo que dos examigos, jugadores experimentados, se preguntaron en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino del sur de la Florida.

Según relató Jan Flato al diario The Miami Herald, el 31 de enero él puso de su bolsillo los $50 que se necesitaban para jugar en la máquina Double Top Dollar pero le pidió a su amiga, Marina Medvedeva Navarro, que apretara el botón “para la buena suerte”.

Para sorpresa de ambos, la máquina les concedió el premio de $100,000. Sintiéndose ganador, Flato pensó que él debía reclamar el dinero, pero cuando los administradores del casino verificaron el video grabado del momento que ambos estuvieron frente a la máquina, vieron que fue la mujer de 35 años quien apretó el botón. Y por ley, eso la convirtió en la ganadora.

En ese momento, Flato no sólo perdió el dinero, sino también a su amiga con quien desde el 2015 solía salir a jugar en casinos. Según Flato, Navarro lo dejó solo esa noche, marchándose con un cheque de $50,000 y otros tantos en efectivo —no sin antes pedirle al personal de seguridad del casino que lo vigilaran mientras ella se marchaba.

Unos días después la mujer le habría mandado un mensaje de texto diciéndole que lo extrañaba, pero él todavía se siente defraudado. Lo único que quiere ahora es compartir un consejo con los aficionados a este tipo de juegos: No dejen que nadie los anime a jugar, ni que sea otra persona quien apriete el botón de su máquina.

WSVN

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Quiero que todos sepan lo que me sucedió, para que no les ocurra a ellos… Yo he jugado en todo el país y nunca he tenido un problema así”, dijo Flato. “Incluso los que pagan el dinero dijeron que esto no es justo”.

Por su parte Navarro le indicó a ese mismo diario que la cosa no fue tal y como lo relata Flato. Ella asegura que ella puso $400 en la máquina y le ofreció a su amigo una parte de las ganancias, pero que él no lo aceptó.

Ningún abogado ha querido tomar el caso de Flato. ¿Quién tiene la razón?

 

Advertisement


EDIT POST