Brian y Courtney Halye combinaron dos potentes sustancias, la cocaína y carfentanil. Sus muertes han sido declaradas accidentales.

Por Carolina Trejos
Mayo 31, 2017
Anuncio

Brian Halye, el piloto de la aerolínea Spirit, y su esposa Courtney Halye, que fueron hallados sin vida por sus hijos en marzo, murieron a causa de una sobredosis letal de cocaína y carfentanil – un poderoso derivado de fentanil — a menudo utilizado para tranquilizar a los rinocerontes y elefantes, confirmó este miércoles People.

Una portavoz de la oficina del forense del condado de Montgomery en Ohio dijo a la revista que la pareja combinó las dos potentes sustancias, lo que les causó la muerte, que han sido declarada accidental.

Después de que la pareja fue encontrada muerta por sus hijos en su casa de Centerville, el forense inicialmente enumeró la causa preliminar de muerte como “consistente con una sobredosis de heroína o fentanil”.

Brian, de 36 años, se casó con Courtney, de 34 años, en 2012. Cada uno tenía dos hijos de relaciones anteriores: él, dos hijas; y ella, un hijo y una hija. Los niños tenían entre 9 y 13 años. Todos los niños ahora están al cuidado de parientes cercanos, según las autoridades.

Ese fatídico 16 de marzo, los niños se asomaron a la habitación de sus padres después de que la pareja no los despertó para la escuela.

Luego de darse cuenta de que sus padres que no respondieron, el hijo de 13 años llamó al 911. “Acabo de despertar y mis dos padres están en el suelo”, le dijo al operador.

Los Halyes murieron una semana después del último vuelo de Brian para la aerolínea.

Los forenses no pueden decir con certeza si la pareja sabía que la cocaína que estaba consumiendo había sido mezclada con carfentanil, que es 1,000 veces más potente que la morfina.