La abuela del niño y supervisores del condado de Los Ángeles exigen reabrir el caso del niño que antes de morir "rogó" que no lo llevaran con sus padres biológicos.

Por Mayra Mangal
Julio 23, 2019
Anuncio

La dramática muerte del niño Noah Cuatro, de 4 años sigue dando mucho de qué hablar. El menor falleció en circunstancias “sospechosas” tras casi ahogarse en una piscina en Los Ángeles a principios de mes mientras estaba al cuidado de sus padres biológicos, de quienes vivió separado por años.

Este martes Eva Hernández, la abuela del niño y quien por un tiempo estuvo a cargo de él, solicitó por medio de su abogado que Michael Moore, el jefe de la policía local, reabra el caso de abuso del menor por parte de su madre que data del 2014.

“A los 2 años Noah le dijo al doctor que esta muerto de hambre y desnutrido. Ni siquiera podía caminar”, explicó Brian Claypool, abogado de Eva Hernández a KCAL9. “¿Porqué no se han levantado cargos de negligencia infantil y abuso infantil a raíz de eso?”.

“Yo creo que tanto la LAPD como La Oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles deben reabrir la investigación del 2014 en contra de la madre de Noah Cuatro”, puntualizó Claypool.

Ese año Úrsula Juarez, madre del niño, fue acusada de fracturarle el cráneo a una de sus sobrinas, pero el caso se cerró por falta de evidencias, según contaron fuentes de La Oficina del Fiscal del condado de Los Ángeles a NBC-4LA. Por aquel entonces la mujer estaba esperando a Noah quien prácticamente fue colocado desde su nacimiento bajo protección Departamento de Servicios para Niños y Familias (DFCS, pos sus siglas en inglés).

Eva Hernández, abuela del desaparecido Noah Cuatro, en Los Ángeles:

La petición de la sra. Hernández se suma al llamado de los supervisores del condado que este 16 de julio exigieron una revisión completa para determinar cómo se manejó el caso del niño, quien estuvo bajo el cuidado de sus padres de forma intermitente durante su corta vida.

El Niño falleció el pasado 6 de julio bajo circunstancias poco claras luego de que casi se ahogara en una piscina del complejo de apartamentos donde viven sus padres biológicos. El menor murió posteriormente en un hospital pero su cuerpo presentaba lesiones no consistentes con un ahogamiento, según reveló la autopsia. Dichos resultados propiciaron que la policía de Los Ángeles decidiera investigar la muerte como “sospechosa”.

En aquel entonces la abuela del niño relató que antes de que al pequeño Noah lo regresaran a vivir con sus padres el le “rogó” que no lo llevaran.

Bobby Cagle, director del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DFCS, pos sus siglas en inglés) opinó que el sistema le falló al menor y ahora exige se reabra su caso. “Nuestras reformas no se están moviendo lo suficientemente rápido como para que podamos combatir algo así”, aseguró el funcionario a NBC-4LA.Kathryn Barger, supervisora del condado, fue la encargada de emitir la solicitud formal.