placeholder
March 02, 2017 02:41 PM

Religiosos y un organismo defensor de los derechos de las mujeres en Nicagua piden justicia después que las autoridades de ese país detuvieron a un pastor Juan Gregorio Rocha Romero y cuatro de sus seguidores por pegarle fuego a una mujer, Vilma Trujillo García porque estaría “endemoniada”.

La mujer de 25 años falleció el martes en el hospital Lenín Fonseca, de Managua, donde permanecía en coma desde que fue llevada a la unidad de cuidados intensivos de ese centro médico el 23 de febrero. Rocha Romero y sus seguidores enfrentan, entre otros cargos, intento de homicidio.

Según informó el diario La Prensa de ese país, Rocha Romero y sus seguidores pertenecen a la Iglesia Visión Celestial de las Asambleas de Dios, en la comunidad El Cortezal en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte nicaragüense. Estos habrían lanzado a la mujer a una hoguera, viva y desnuda, porque querían exorcizar el demonio que tendría adentro.

Antes de ser trasladado a la capital por las autoridades, Rocha Romero, de 23 años, aseguró a la prensa que ellos no lanzaron a la mujer a las llamas, sino que ésta había decidido quemarse porque “estaba endemoniada”. “Es que Dios dijo que iba a sacar ese espíritu malo de ella y que pusiéramos fueguito ahí”, declaró Rocha Romero, “porque ahí iba a ser expulsado el espíritu”.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Trujillo García quedó abandonada por unas nueve horas, hasta que alguien de la comunidad le informó a su hermana de 15 años lo sucedido. Esta fue la primera en llegar a su auxilio y la encontró amarrada y calcinada cerca de un barranco a la orilla de un río.

Cuando la trasladaron al hospital de la capital nicaragüense, Trujillo García tenía el 80 por ciento de su cuerpo quemado y, según declaró su esposo Reynaldo Peralta Rodríguez, los médicos le indicaron que tenía “el riñón y el hígado cocido” y por ende no iba a sobrevivir.

Para Peralta Rodríguez, el crimen del que fue víctima su esposa no tiene perdón de Dios. “Mi esposa pasó ocho días encerrada en esa congregación”, relata,  “y dice la hermana de Vilma, que estaba ahí, que para quemarla unieron unos tucos de leña y la amarraron cerquita del fuego y luego la empujaron desnuda”.

El párroco de la iglesia católica de la comunidad, Emilio Rivas, dijo que cuando “nos metemos muchos a fanatismos y vemos al demonio en todo, no es correcto”, y que en el caso de Trujillo se debía haber discernido si la joven tenía una enfermedad psicológica para proporcionarle la ayuda médica que necesitaba.

Por su parte, el  pastor Augusto Marenco —quien perteneció a las Asambleas de Dios y hoy es pastor general del Ministerio Apostolar— indicó que este acto fue “una desviación” por parte del pastor y quienes habrían participado en él y pidió a las autoridades que investiguen ese crimen.

You May Like

EDIT POST