Tres perros pitbull atacaron a una mujer de 47 años y a su hijo de de 3 en la ciudad de Vallejo, en California: ella perdió parte de una oreja.

By Mayra Mangal
April 16, 2019 12:23 PM

Una mujer de 47 años y su hijo de solo 3 fueron atacados salvajemente por una pandilla de 3 perros pitbull en la ciudad de Vallejo, en California. El ataque fue tan violento que la mujer incluso perdió un pedazo de su oreja.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado 6 de abril cuando al parecer la mujer accedió a cuidar a las mascotas. Hacia las 5:32 p.m., hora local, la policía respondió a un llamado hecho por los vecinos de acudir de inmediato en ayuda de una mujer y de su hijo que estaban siendo atacados en el jardín de una casa ubicada en el bloque 500 de Locust Drive. Cuando la policía llegó los encontró en medio del feroz ataque y de inmediato se dieron a la tarea de retirar a las bestias usando gas pimienta y la fuerza física.

“[A ella] le faltaba parte de la oreja izquierda”, aseguró Steve Hutcherson, a la filial de ABC News 7 en la zona de la Bahía. El hombre, que es vecino de la casa donde ocurrió el ataque, aseguró a dicho medio que él cogió un palo de golf para tratar de distraer a los perros. “Me la pasé dándole de golpes al cubo de la basura para poder distraerlos de ellos dos”.

Vallejo Police Department

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Fue entonces que su mujer, Doris Hutcherson llamó a la policía. “Para cuando ellos llegaron los perros habían arrastrado [a la mamá] al otro lado de la verja”, explicó la mujer. “parecía que [los perros] estaban tratando de arrancarle a su bebé. Y parecía como que ella estaba intentando protegerlo con su cuerpo”.

Ambas víctimas -cuyos nombres no han sido revelados aún- fueron trasladadas de inmediato al hospital por paramédicos de la ciudad de Vallejo, según confirma dicha fuente.

Según reportes los perros pitbull terrier pesaban entre 40 y 50 libras casa uno. Los animales fueron controlados hasta que personal del servicio de protección de animales del condado de Solano llegó al lugar para retirarlos. Posteriormente fueron puestos en cuarentena en un albuergue cercado, en Fairfield, según confirma People.

 

 

 

 

 

Advertisement