David Wilson usó las redes para persuadir a sus víctimas, entre 4 y 14 años, para que le enviaran imágenes sexuales de ellos mismos o abusando a otros niños.

Anuncio

Un hombre del Reino Unido que se hizo pasar por una adolescente en las redes sociales para que menores le enviaran imágenes sexuales fue condenado a 25 años de cárcel.

David Wilson, de 36 años y residente de Norfolk, fue encontrado culpable de 96 cargos de abuso infantil luego por utilizar plataformas como Facebook, Instagram y Snapchat para encontrar a sus víctimas y lograr que le enviaran fotos suyas desnudos.

Según las autoridades, posteriormente amenazó a 51 niños con compartir esas imágenes si no les enviaban fotos abusando a sus hermanos menores o amigos, informó el diario británico The Guardian.

Las víctimas de Wilson tenían entre 4 y 14 años y los delitos por los que fue condenado ocurrieron entre 2016 y 2020. Aseguran que se acercó a más de 5,000 niños de todo el mundo, dijo la Agencia Nacional del Crimen británica (NCA, por sus siglas en inglés).

David Wilson
Credit: National Crime Agency (NCA)/Twitter

Además, se reveló que el acusado distribuyó imágenes a algunos de los amigos de sus víctimas, a pesar de que le rogaban que no lo hiciera, y de que algunas de sus víctimas llegaron a pensar en suicidarse.

"Las víctimas le rogaron que se detuviera, pero él continuó", dijo el jefe de operaciones de abuso sexual infantil de la NCA, Tony Cook

"Wilson ha destruido no solo a sus víctimas sino a sus familias. Ha causado un sufrimiento desgarrador y alterado enormemente las vidas de aquellos a quienes agredió", agregó.

Al dictar sentencia, el juez Rupert Overbury describió a Wilson como un "pedófilo en serie" y "un individuo extremadamente peligroso".

"Usted llevó a cabo una campaña larga y premeditada de abuso sádico y manipulador de niños pequeños usando las redes sociales. Cualquier ser humano decente quedaría asombrado por el nivel de depravación que eso implica", dijo Overbury.

Wilson se declaró culpable de 54 cargos de provocar o incitar a un niño menor de 13 años a participar en actividades sexuales, 25 cargos de provocar o incitar a un niño a participar en actividades sexuales, 10 cargos de hacer que un niño vea un acto sexual, tres cargos de chantaje y cuatro cargos de organizar o facilitar la explotación sexual de un niño, según la BBC.