Una partera sin licencia fue acusada de negligencia tras la muerte de una bebé recién nacida. Los detalles de la tragedia.

By Lena Hansen
July 05, 2019 12:03 PM

Una partera sin licencia en Nebraska ha sido acusada de homicidio tras la muerte de una recién nacida en un parto casero. La bebé falleció tras pasar dos día en la unidad de cuidados intensivos neonatales de un hospital cercano.

Angela Hock, de 36 años y que se presentaba como una partera profesional, ha sido imputada por su desempeño en el parto, en el que la pequeña no venía de cabeza, sino de nalgas, lo cual dificultó su llegada al mundo.

La partera está en la cárcel del condado de Douglas y enfrenta cargos de abuso infantil negligente con resultado de muerte, según documentos oficiales.

El website de la partera la describe como una mujer casada, madre de cuatro niños, que trabajaba para un grupo llamado Nebraska Birth Keeper. Fue contratada por Emily Noe, de 25 años, para que la ayudara con el parto casero de su hija el pasado 15 de junio, según una declaración jurada.

Esa noche los paramédicos llegaron a la casa de Noe y encontraron a la joven madre con las manos y rodillas en el suelo y a Hock aguantando a la bebé que había nacido del todo y cuyo cuerpecito aún estaba parcialmente dentro de su madre. La niña había salido solo hasta los hombros. Cuando la partera se dio cuenta que no podía sacarle la cabeza a la niña, pidió a la madre llamar a la policía para pedir ayuda, cita la declaración jurada.

La joven madre y la niña fueron llevadas de emergencia a Nebraska Medical Center y la niña nació con la ayuda de los paramédicos camino del hospital.

La doctora Katherine Lessman, la ginecóloga obstetra que atendió a la madre y la niña —llamada Vera, dijo en la declaración jurada que la niña había sufrido inflamación en el cerebro por falta de oxígeno. La doctora añadió que la muerte de la niña pudo haber sido evitada y que hubo negligencia en el parto.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La madre y su esposo Crayton Noe habían pagado entre $3,000 y $4,000 por el parto casero, según varios medios. El padre escribió un emotivo mensaje en Facebook tras la muerte de su hija. “Nos mantenemos con fuerza, pero esto duele tanto. Nunca olvidaremos a Vera”.

Según documentos, la niña no respiraba y no tenía pulso al nacer. La bebé fue puesta en máquinas de soporte vital, pero murió dos días después en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Que en paz descanse.

Advertisement