Chispita y Charquito fueron estrangulados y enterrados en un cementerio clandestino en Guatemala.
Anuncio
Payasos Chispita y Charquito
Payasos Chispita y Charquito
| Credit: Facebook/Chistosita Lunita Ja Ja

Luego de varios meses de miedos e incertidumbre, los familiares de Joselin Paola Chacón Lobo y su esposo Nelson Estiven Villatoro Escobar ya enfrentan la triste verdad: ambos fueron estrangulados y enterrados en un cementerio clandestino en Guatemala.

El pasado nueve de mayo el matrimonio, quienes también eran conocidos por ser los payasos Chispita y Charquito, salieron a trabajar como de costumbre pero nunca más regresaron.

Tras 52 días, las autoridades encontraron sus cuerpos envueltos en nailon a unos seis metros bajo tierra en el llamado Cementerio del Terror, en el asentamiento Luz de Cristo Bolla Lobos, según confirmó el Instituto Nacional de Ciencias Forenses.

Según explicaron las autoridades, a ambos se les realizó el protocolo de Minnesota para determinar si fueron víctimas de tratos crueles, inhumanos o degradantes, y se determinó que la causa de muerte de los payasos fue asfixia por estrangulamiento.

Por su parte, la Brigada de Rescate de los Bomberos Voluntarios durante la excavación encontró zapatos de payaso, pintura, ropa de colores y demás elementos de trabajo de la pareja.

"Nos unimos al dolor de sus familiares, Dios les dé fortaleza, unión y resignación en estos momentos de duelo", comunicó la Asociación de Payasos y Cómicos de Guatemala (APCG).

La pareja deja a tres hijos, que quedan bajo el cuidado de Victoria de los Ángeles Lobo, la abuela materna.